Hepatitis C, la primera enfermedad infecciosa que podría eliminarse sin vacuna

Enrique Wolpert Barraza, presidente del Comité Científico de la Fundación Mexicana para la Salud Hepática (FundHepa), ha explicado que la hepatitis C “va a ser la primera enfermedad infecciosa que podamos eliminar de la faz de la tierra con un tratamiento, en comparación con otras como la viruela o polio que han sido eliminadas con vacunas”.

De acuerdo a su explicación, actualmente en México existe un primer antiviral libre de interferón aprobado por la Cofepris que tiene una efectividad de cura de la hepatitis C de hasta un 100 por ciento con un tratamiento de una duración de entre 12 y 24 semanas.

Wolpert Barraza ha comentado que hace aproximadamente dos años, antes de que aparecieran los antivirales directos, solo se podía curar a la mitad de los pacientes que padecían esta enfermedad. Sin embargo con la utilización de los antivirales directos, que actúan en alguna parte del proceso en que el virus sigue dentro de la célula hepática para poder multiplicarse, el porcentaje de curación aumentó exponencialmente.

En este sentido señaló que con los antivirales directos los pacientes tratados a tiempo han encontrado una esperanza y mejorado considerablemente su calidad de vida, una vez que han logrado la cura virológica.

Por este motivo se debe insistir en un diagnóstico temprano de la enfermedad y así lograr la cura. Caso contrario el 75 por ciento de los casos evolucionan a enfermedades como hepatitis crónica, cirrosis, cáncer de hígado o necesidad de trasplantes, ha asegurado.

Según Wolpert Barraza, antes de los antivirales directos se usaban inyecciones semanales de interferón pegilado, una molécula de interferón que se le agregaba una azúcar que es el polietilenglicol, lo que permitía que las inyecciones fueran cada semana y no cada tercer día como hace 10 años. Este tratamiento era de un año y no se exentaba de efectos colaterales muy fuertes como fiebre, dolor muscular y articular.

Incidencia de la hepatitis C

Wolpert Barraza ha indicado que la población que nació entre 1945 y 1965, catalogados como Baby Boomers, tienen cinco veces más probabilidades de padecer hepatitis C ya que pudieron contraer la enfermedad en las décadas de los 70 y 80.

“La mayoría de Baby Boomers pudieron contagiarse del virus de la hepatitis C (VHC), a través del contacto con sangre contaminada de donadores y productos no esterilizados antes de que comenzara la prueba de detección generalizada del suministro de sangre en 1992”, ha dicho.

De acuerdo lo informado, en México más de 50 por ciento de los pacientes con esta enfermedad tiene más de 50 años de edad. Además según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, tres de cada cuatro personas con hepatitis C pertenecen a esta generación y pueden vivir con la enfermedad sin saberlo debido a que puede tardar hasta 20 años en manifestarse.

Sin embargo, para Wolpert Barraza no sólo los Baby Boomers están expuestos a esta enfermedad, sino también los adictos a drogas ilícitas de aplicación endovenosa o inhaladas tienen una prevalencia muy alta porque porque comparten los utensilios, jeringas y agujas contaminadas.

“Dos estudios realizados en la frontera norte de México revelaron que adictos a drogas, después de dos años de estar con estas prácticas, el 100 por ciento estaban contaminados y no sólo de hepatitis C, sino de hepatitis B o VIH. Además otros factores de riesgo son las perforaciones y los tatuaje”, ha señalado.

Prevención

Wolpert Barraza ha sugerido a la población que se encuentra en la categoría de Baby Boomers, a quienes se hayan realizado tatuajes o perforaciones y que hayan consumido drogas ilícitas o recibido transfusiones a que se hagan la prueba de escrutinio en la sangre con el fin de diagnosticar la enfermedad a tiempo y así lograr curarla.

Artículos relacionados: enfermedades raras,enfermedades poco frecuentes,enfermedades huérfanas,hepatitis,salud


Fuente:  http://www.redaccionmedica.ec/secciones/empresas/hepatitis-c-primera-enfermedad-infecciosa-que-podr-a-eliminarse-sin-vacuna-89471

Webmaster

Ego sum in porta limine.

A %d blogueros les gusta esto: