Descubren célula implicada en el desarrollo de fibrosis idiopática pulmonar

Agencia Latina de Medicina y Salud Pública

Los pacientes afectados con fibrosis pulmonar idiopática (FPI), a pesar de que conocen su diagnóstico, no cuentan con muchas alternativas médicas que les permitan revertir el progresivo avance de la enfermedad. O al menos, hasta ahora, pues una investigación dada a conocer en la revista ‘Nature Immunology’ permite que los profesionales de la salud se acerquen más a esta condición.

En la publicación se explica que un grupo de científicos de la Universidad de California San Francisco (UCSF) (Estados Unidos) han logrado reconocer un nuevo tipo de célula del sistema inmunológico que se infiltra en el tejido pulmonar y da inicio a la enfermedad. Pero, el mayor éxito de este estudio fue prevenir la enfermedad, luego de diseñar una técnica que destruye las células implicadas, en modelos animales. Según se afirma, este importante hallazgo da pie para investigar una nueva línea de tratamiento para la FPI.

“La fibrosis de alguna forma contribuye al 45 por ciento de las muertes en el mundo desarrollado –explicó a Europa Press el autor principal del nuevo estudio, Mallar Bhattacharya, profesor asistente de Medicina–. La forma más familiar es probablemente la cirrosis hepática, pero la fibrosis aparece en muchos contextos: pulmón, riñón, corazón e incluso en el cáncer, donde los fibroblastos y las cicatrices que producen pueden, literalmente, formar un escudo protector de colágeno alrededor de un tumor, evitando que las inmunoterapias trabajen”.

Aunque en la actualidad todavía se desconocen las causas de la FPI, solamente se sabe que es una patología causada por la permanencia de tejido pulmonar cicatrizado, lo que conlleva a la limitación de su funcionamiento. Durante muchos años, los especialistas e investigadores de este tipo de fibrosis han buscado infructuosamente el origen. Sin embargo, creen que se debe a la acción de un tipo de célula inmunitaria conocida como ‘macrófagos’, cuya extensa variedad no facilita la determinación de las células más específicas.

Este hecho cambió con una tecnología llamada ‘secuencia unicelular’. Ésta consiste en secuenciar una única célula por medio de técnicas computacionales y fue el método elegido por los investigadores para llevar a cabo este estudio, gracias a una herramienta digital conocida como SingleR, desarrollada por Dvir Aran, coautor e investigador postdoctoral en Biología Computacional de UCSF. “La secuenciación unicelular es una tecnología relativamente nueva que está cambiando el aspecto de la biología.  Todos los días vemos nuevos artículos que utilizan la técnica para identificar nuevos tipos de células y nuevas dinámicas celulares que tienen implicaciones importantes para muchas enfermedades”, explicó a Europa Press.

En palabras del investigador y creador de este instrumento computacional, “SingleR funciona al conectar nuevos datos de una sola célula con datos existentes que se recopilaron durante muchos años utilizando métodos más antiguos. Los conjuntos de datos que ya estaban disponibles nos ayudaron a caracterizar un nuevo tipo de célula que no se identificó anteriormente”, afirmó Aran.

Una célula es suficiente para iniciar la fibrosis idiopática pulmonar

Para antes del estudio, los científicos y especialistas ya conocían dos macrófagos pulmonares: alveolares e intersticiales. Los alveolares se forman durante la gestación, ya que están encargados de eliminar microorganismos de los pulmones y el sistema respiratorio. Por su parte, los intersticiales surgen en los glóbulos blancos y se encargan de hacer frente a las infecciones respiratorias.

Gracias a SingleR se pudo identificar un tercer macrófago. Éste fue descubierto en modelos animales que padecían la enfermedad, pues sus características lo sitúan como ‘macrófagos de transición’ entre los alveolares e intersticiales. “Este estado celular no fue reconocido antes, pero parecía ser muy específico de la enfermedad. Estas células se infiltran en el pulmón en un estado similar al de los macrófagos intersticiales de línea de base, pero luego comienzan a perder su identidad original y se vuelven alveolares. Ese estado de transición es donde se convierten en pro-fibróticos”, explicó Aran a Europa Press.

Con el fin de confirmar sus sospechas, los investigadores realizaron una serie de experimentos que confirmaron el hallazgo de la información reportada por tecnología computacional. “Sorprendentemente, nuestros experimentos in vivo en ratones mostraron que este estado de transición recién descubierto es el único subconjunto de macrófagos que se encuentra en la cicatriz fibrótica –subrayó Aran en su diálogo con Europa Press–. Observamos resultados similares cuando perfilamos muestras de tejido obtenidas de personas que padecen fibrosis pulmonar”.

Dentro de los increíbles descubrimientos, los investigadores también recalcaron que los macrófagos de transición están directamente implicados en la fibrosis, pues actúan sobre los fibroblastos para formar el tejido cicatricial característicos de esta condición. Esto se logra a través de la proteína Pdgfa, producida por los macrófagos de transición, que se adhiere a los receptores presentes en los fibroblastos productores de tejido cicatricial.

Según la publicación original, se crearon ratones genéticamente modificados con un “interruptor de muerte” detector de macrófagos de transición que los eliminaba del organismo. Cuando el interruptor permaneció apagado, los ratones tratados con bleomicina presentaron fibrosis severa. Pero cuando se activó el cambio después de administrar la bleomicina, los macrófagos de transición desaparecieron y los roedores permanecieron libres de fibrosis. Estos resultados confirmaron que los macrófagos de transición identificados eran responsables de la fibrosis, y que su agotamiento era suficiente para prevenir la fibrosis, se detalla en Europa Press.

La fibrosis, que afecta a muchos órganos además de los pulmones, es la cicatrización anormal de una herida. La enfermedad ocurre cuando las células encargadas de producir este tejido cicatricial, crean un exceso del mismo sin ninguna razón que pueda ser identificada.

Artículos relacionados: hallazgo, investigación, tratamiento, célula,

Fuente: http://bit.ly/2sw8Mu8

A %d blogueros les gusta esto: