Síndrome de Hoyeraal-Hreidarsson

Sinónimos: Pancitopenia progresiva – inmunodeficiencia – hipoplasia cerebelosa

Prevalencia: <1 / 1 000 000

Herencia: Autosómico dominante
o Autosómico recesivo
o Recesivo ligado al X

Edad de inicio o aparición: Infancia / Neonatal

 

Resumen

El síndrome de Hoyeraal-Hreidarsson (SHH) es un trastorno recesivo ligado al X, muy raro, considerado como una variante grave de la disqueratosis congénita y que se caracteriza por retraso del crecimiento intrauterino, microcefalia, hipoplasia cerebelosa, inmunodeficiencia combinada progresiva y anemia aplásica.

Se desconocen la prevalencia y la incidencia. Hasta la fecha se han descrito más de 12 pacientes pero el síndrome podría estar infradiagnosticado debido a sus altas tasas de mortalidad.

La enfermedad se suele presentar en la primera infancia y afecta principalmente a los varones. El retraso en el crecimiento es generalmente de inicio prenatal. Otras manifestaciones clínicas incluyen: discapacidad intelectual, microcefalia, lesiones muco-cutáneas (hiperpigmentación, distrofia de uñas, leucoplasia premaligna afectando a la mucosa oral y gastrointestinal), insuficiencia de médula ósea de inicio precoz, inmunodeficiencia y pancitopenia. También se ha descrito predisposición al cáncer.

El SHH está causado por mutaciones en el gen DCK1 (Xq28), que codifica la proteína nucleolar disquerina que interacciona con el complejo RNA telomerasa humano. Las mutaciones en otros genes implicados en el mantenimiento de los telómeros pueden estar asociadas con el trastorno (TERT, RTEL1 or TINF2).

A través de estudios de neuroimagen, se ha descrito hipoplasia/atrofia cerebelosa, tronco cerebral hipoplasico, cuerpo calloso delgado y calcificaciones cerebrales. Es necesaria una prueba molecular para confirmar el diagnóstico

El diagnóstico diferencial incluye: disqueratosis congénita, síndrome de Revesz-Debuse, síndrome pseudo-TORCH, anemia de Fanconi y síndrome de roturas cromosomicas tipo Nijmegen.

El retraso en el crecimiento intrauterino y la hipoplasia cerebelosa pueden detectarse mediante ecografía prenatal. Si se conoce la mutación familiar, puede proponerse una prueba genética prenatal.

El SHH siguen un patrón de herencia recesivo ligado al X.

La anemia aplásica y la inmunodeficiencia pueden tratarse mediante un trasplante de médula ósea. Es preciso un tratamiento de apoyo para las complicaciones gastrointestinales y las infecciones.

El pronóstico es desfavorable ya que la enfermedad sigue un curso muy grave y puede drase muerte prematura en la infancia por insuficiencia de la médula ósea.

 

 

 

Revisores expertos

  • Dr Ginevra ZANNI

 

 



Share
A %d blogueros les gusta esto: