Picnodisostosis

Sinónimos:

Prevalencia: 1-9 / 1 000 000

Herencia: Autosómico recesivo

Edad de inicio o aparición: Cualquier edad

 

Resumen

La picnodisostosis es una enfermedad genética lisosomal, caracterizada por: osteosclerosis en el esqueleto, estatura baja y fragilidad ósea.

Es muy rara, su prevalencia exacta es desconocida, pero es inferior a 1/100.000.

La enfermedad se descubre a edades variables, desde los 9 meses hasta los 50 años. En general, el diagnóstico se establece durante la infancia pero, en ocasiones, la enfermedad no se detecta hasta la edad adulta, habitualmente como resultado de una fractura o un examen rutinario. Las manifestaciones clínicas o radiológicas más frecuentes son: osteosclerosis, estatura baja o enanismo, acroosteólisis de las falanges distales, fragilidad de los huesos asociada a fracturas espontáneas y displasia de las clavículas.

Los pacientes presentan malformaciones craneales características: cráneo voluminoso con presencia de huesos wormianos y persistencia de la fontanela anterior, y mandíbula pequeña. Pueden observarse anomalías dentales como dientes con caries, mal implantados o de forma anormal (puntiagudos o cónicos), así como un retraso en la erupción dental. En ocasiones, las uñas son irregulares y quebradizas.

Muy raramente, la enfermedad se asocia con: anemia, hepatoesplenomegalia, alteraciones hematológicas, dificultad respiratoria y apnea del sueño. La estatura baja es variable, pero moderada (1,35m a 1,5m). La herencia es autosómica recesiva. La picnodisostosis se debe a mutaciones en el gen que codifica para la catepsina K (localizada en 1q21), un enzima lisosomal secretado por los osteoclastos, que permite la división de las proteínas de la matriz ósea (colágeno tipo 1, osteonectina o osteopontina).

El diagnóstico es clínico y debe confirmarse mediante un examen radiográfico del cráneo y del esqueleto entero. El diagnóstico diferencial incluye: osteoporosis, osteopetrosis, displasia cleidocraneal y acroosteólisis idiopática (ver estos términos). El manejo es sintomático y multidisciplinar, e incluye un seguimiento ortopédico, el tratamiento de las fracturas, que pueden tener una consolidación lenta, y vigilancia de la estática vertebral, para detectar las frecuentes espondilolistesis.

El pronóstico es favorable; la enfermedad no es progresiva.

 

 

Revisores expertos

  • Dr Martine LE MERRER

 

 


Fuente: Orphanet (Picnodisostosis)


 

A %d blogueros les gusta esto: