Pubertad precoz familiar limitada al varón

Sinónimos: FMPP
Pubertad precoz familiar independiente de gonadotrofinas limitada al varón
Pubertad precoz limitada al varón
Testotoxicosis

Prevalencia: <1 / 1 000 000

Herencia: Autosómico dominante

Edad de inicio o aparición: Infancia

 

Resumen

La pubertad familiar precoz limitada al varón (FMPP) es una forma familiar independiente de gonadotropinas de pubertad precoz limitada al varón que se presenta generalmente entre los 2 y los 5 años de edad en forma de crecimiento acelerado, desarrollo temprano de las características sexuales secundarias y talla reducida en la edad adulta.

La FMPP es una enfermedad muy rara; su prevalencia es de menos de 1/1.000.000.

La FMPP se presenta en los niños de entre 2 y 5 años de edad con signos precoces de pubertad tales como la aceleración del crecimiento, el alargamiento del pene, acné, vello púbico y vello facial. Se observan con frecuencia erecciones espontáneas y comportamiento masturbatorio. El volumen testicular crece sólo moderadamente, a diferencia de lo que ocurre con la pubertad precoz central (ver este término) en la que el volumen testicular aumenta notablemente, de manera similar a lo que ocurre en una pubertad normal. La presentación es variable, incluso entre gemelos, pero la mayoría de pacientes sin tratar han mostrado fusión epifisaria prematura que ha provocado la alteración de la talla en la edad adulta. Pueden presentar comportamiento agresivo y exclusión social. En algunos adultos se ha observado una leve oligospermia, pero la mayoría de los individuos siguen siendo fértiles. También se ha observado un aumento del riesgo de padecer trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

La FMPP está causada por una mutación activadora del gen del receptor de la hormona lutropina coriogonadotrópica (LHCGR, 2p21), que provoca un aumento de la concentración de esteroides sexuales en un contexto de baja concentración de hormona luteinizante. La activación crónica de este receptor provoca una producción precoz de testosterona por parte de las células de Leydig. En las mujeres portadoras no se observa ningún efecto debido a la señal dual de la hormona luteinizante (LH) y la hormona foliculoestimulante (FSH) que promueve la estimulación ovárica.

Los pacientes muestran un aumento de la concentración de testosterona sérica (normalmente 3-20 nmol/l) y una disminución de la secreción de gonadotropinas, incluso tras la estimulación con hormona liberadora de gonadotropinas (LHRH). El examen radiológico revela maduración esquelética. El diagnóstico se confirma mediante análisis genético en el que se identifiquen mutaciones activadoras del gen LHCGR.

Los diagnósticos diferenciales incluyen otras causas de pubertad precoz asociadas con baja concentración de gonadotropina como los tumores suprarrenales, tumores en las células testiculares de Leydig (observados por ecografía testicular, ya que pueden ser de pequeño tamaño), tumores que fomentan la secreción de gonadotropina coriónica humana (hCG), hiperplasia suprarrenal congénita (CAH) debida a la deficiencia de 21-hidroxilasa, CAH debida a deficiencia de 11-beta-hidroxilasa, pubertad central precoz (con concentración detectable de LH que puede ser estimulada por la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) o agonistas de GnRH) (ver estos términos), y exposición oculta a andrógenos.

El análisis genético prenatal es factible cuando se ha identificado un paciente.

Es una enfermedad de transmisión autosómica dominante. Las madres actúan como portadoras, y cada hijo tiene un 50 % de probabilidades de padecer FMPP.

El tratamiento consiste en reducir el hiperandrogenismo en los niños (maduración sexual, talla). Se han propuesto dos opciones: la primera consiste en administrar el antagonista de los andrógenos bicalutamida (12,5-100 mg/d) junto con inhibidores de la aromatasa como anastrozol (1 mg/d) o letrozol (2,5 mg/d) para normalizar la velocidad de crecimiento hasta que se alcance la edad adulta; la segunda opción consiste en administrar inhibidores de la biosíntesis de andrógenos como ketoconazol (15 mg/kg al día), que provocan un descenso en la concentración de testosterona. En ambos casos, los tratamientos se pueden complementar con terapia de GnRH si se desarrolla pubertad central precoz (dependiente de gonadotropina). Es necesaria la asistencia psicológica para ayudar al paciente y a la familia a ajustar los efectos estimuladores de la alta concentración de andrógenos.

El pronóstico es bueno; con tratamiento, la mayoría de los pacientes alcanzan una talla adecuada en la edad adulta. La enfermedad no parece tener ninguna consecuencia en la edad adulta, pero esta apreciación está basada en escasos informes clínicos.

 

 

Revisores expertos

  • Pr Jean-Claude CAREL

 

 



Share
A %d blogueros les gusta esto: