Retraso en el crecimiento por resistencia al factor de crecimiento insulínico tipo 1

Sinónimos: –

Prevalencia: Desconocido

Herencia: Autosómico dominante o Autosómico recesivo

Edad de inicio o aparición: Infancia / Neonatal

Resumen

El retraso en el crecimiento por resistencia al factor de crecimiento insulínico de tipo 1 (IGF-1) se caracteriza por un retraso variable en el crecimiento intrauterino y postnatal, y por niveles elevados de IGF-1 en suero. Los otros signos frecuentes son: déficit intelectual de grado variable, microcefalia, dismorfismo (puente y punta de la nariz anchos, filtrum liso, labio superior delgado y labio inferior prominente, dedos cortos, clinodactilia, pezones separados y pectus excavatum).

Se desconoce la prevalencia.

La resistencia al IGF-1 puede deberse a diferentes anomalías genéticas: cromosoma 15 en anillo, deleciones 15q distales que implican al gen IGF1-R (15q26.3), o mutaciones en el gen IGF-1R. El déficit intelectual es grave en los pacientes que presentan un cromosoma 15 en anillo. En los pacientes con deleciones 15q, el grado de déficit intelectual depende del tamaño de la deleción y de la función del resto de genes implicados en la deleción. Se ha descrito una insensibilidad parcial al IGF-1, debido a una haploinsuficiencia de IGF-1R, en un paciente con una pequeña deleción implicando un alelo del gen IGF1-R. Este paciente presentaba: tamaño pequeño para su edad de gestación, retraso persistente en el crecimiento que mejoró ostensiblemente con la terapia con GH, y ausencia de déficit intelectual.

Hasta el momento, se han identificado mutaciones en el gen IGF-1R en seis pacientes, que se han asociado a un retraso variable en el crecimiento y a grados variables de déficit intelectual. En todos los pacientes, excepto uno, las mutaciones eran heterocigotas y transmitidas de forma autosómica dominante.

El diagnóstico se basa en el estudio del cariotipo para detectar un cromosoma 15 en anillo, así como pequeñas deleciones que incluyan el gen IGF-1R; y en el análisis molecular para detectar mutaciones en el mismo gen, mediante secuenciación directa de los 21 exones del gen y de las uniones intrón-exón.

El diagnóstico diferencialdebe incluir el déficit de IGF-1 por IGF-1 bio-inactivo (ver término). La medición de los niveles de IGF-1 puede ser útil para el diagnóstico, pero los niveles de IGF-1 circulante pueden variar en el tiempo en un mismo paciente y no ser muy elevados en caso de desnutrición. Debe proponerse consejo genético y las familias deben ser informadas del 50% de riesgo de recurrencia en caso de transmisión dominante y del 25% en caso de transmisión recesiva.

El diagnóstico prenatal parece difícil de establecer (a día de hoy no se ha realizado ninguno), dada la expresividad variable de las mutaciones identificadas (incluso dentro de una misma familia), especialmente en lo que hace referencia a su impacto en el déficit intelectual. El manejo incluye apoyo nutricional y de desarrollo. Aunque no se ha observado sordera en ningún paciente con resistencia al IGF-1, está presente en algunos pacientes con déficit de IGF-1 (causada por mutaciones en el gen que codifica para el ligando de IGF-1R, IGFI). Por lo que debe proponerse un screening para la sordera a todos los pacientes resistentes al IGF-1. Algunos pacientes muestran un aumento de la velocidad de crecimiento tras una terapia con GH recombinante, pero no es eficaz con todos.

El pronóstico depende de la anomalía molecular subyacente. Autores:

 

 

Revisores expertos

  • Pr Yves LE BOUC
  • Dr Irène NETCHINE

 

 



A %d blogueros les gusta esto: