Síndrome L1

Sinónimos: Síndrome CRASH
Síndrome L1CAM
Síndrome de hipoplasia del cuerpo calloso – retraso – pulgares en aducción – espasticidad – hidrocefalia

Prevalencia: Desconocido

Herencia: Recesivo ligado al X

Edad de inicio o aparición: Infancia / Neonatal

 

Resumen

El síndrome L1 es un trastorno congénito del desarrollo, de leve a grave, ligado al X que se caracteriza por hidrocefalia con distintos grados de severidad, déficit intelectual, espasticidad de las piernas, y pulgares en aducción. El síndrome representa un espectro de trastornos incluyendo: hidrocefalia ligada al X con estenosis del acueducto de Silvio (HSAS), síndrome MASA, compleja paraplejía espástica tipo 1 ligada al X, y agenesia del cuerpo calloso compleja ligada al X.

El síndrome L1 afecta a hombres principalmente. El HSAS es la forma genética más común de hidrocefalia congénita, con una prevalencia de aproximadamente 1/30.000. La prevalencia e incidencia de otros trastornos del espectro no son conocidas.

Los varones afectados tienen grados variables de hidrocefalia (normalmente ya en el periodo prenatal) desde formas subclínicas a graves. El déficit intelectual varía de leve a grave. Los pacientes desarrollan hipotonía generalizada y espasticidad de las piernas a una edad temprana y la enfermedad parece progresar a lo largo del tiempo, lo que conduce a la atrofia muscular de la pierna causando una marcha arrastrando los pies. Los pulgares en aducción son un rasgo característico del síndrome, presente en un 50% de los casos. Algunos pacientes también experimentan convulsiones. Se ha informado de un pequeño número de pacientes (< 20) que tienen una combinación del síndrome L1 y la enfermedad de Hirschsprung. Las mujeres portadoras pueden tener rasgos menores como pulgares en aducción o déficit intelectual leve pero raramente tienen manifestaciones graves del síndrome.

El síndrome L1 está causado por mutaciones en el gen L1CAM (Xq28) que codifica la molécula de adhesión celular L1 que se expresa principalmente en el desarrollo del sistema nervioso. Se han descrito más de 240 mutaciones diferentes hasta la fecha, que posiblemente explican el amplio espectro clínico. Se ha notificado que un 7% de las mutaciones se producen de novo.

El diagnóstico en pacientes varones se realiza en base a los hallazgos clínicos y neuropatológicos característicos y una historia familiar concordante con la transmisión ligada al X. La ausencia bilateral de las pirámides detectadas por imagen por resonancia magnética (RM) o autopsia es prácticamente un rasgo patognomónico del síndrome. El diagnóstico puede confirmarse por un test genético molecular del gen L1CAM.

El diagnóstico diferencial es amplio. Otras enfermedades con hidrocefalia y paraplejia espástica deben ser descartadas. Un abordaje genético pediátrico/neurológico/clínico permite diagnosticar las posibles enfermedades individuales.

Puede realizarse un test prenatal en mujeres portadoras si ha sido identificada una mutación causante de la enfermedad en el gen L1CAM en un miembro de la familia. Tras la determinación del género fetal por un análisis cromosómico en células obtenidas por muestreo de vellosidades coriónicas o por amniocentesis, las células fetales pueden ser cribadas para la mutación conocida causante de la enfermedad. Las niñas pueden estar afectadas, y se recomienda una ecografía a las 20 semanas en fetos femeninos. Sin embargo, una ecografía fetal normal a las 20 semanas no descarta la enfermedad: la ausencia de hidrocefalia en esta etapa no garantiza que un feto varón no esté afectado.

El síndrome L1 se hereda ligado al X. Debe ofrecerse consejo genético a las familias afectadas.

El tratamiento requiere un equipo multidisciplinar que incluya especialistas en pediatría, neurología infantil, neurocirugía, rehabilitación y genética médica. Puede llevarse a cabo una derivación de líquido cefalorraquídeo (LCR) para bajar la presión intracraneal. La corrección quirúrgica de los pulgares en abducción no está indicada. La monitorización debe incluir el progreso del desarrollo y los síntomas neurológicos.

La hidrocefalia puede dar lugar a la muerte fetal o en la primera infancia. El pronóstico depende de la gravedad de las manifestaciones.

 

 

Revisores expertos

  • Pr C.T.R.M. [Connie] STUMPEL

 

 


Fuente: Orphanet (Síndrome L1)


 

Share
A %d blogueros les gusta esto: