Enfermedades inmunológicas

Ya se sabe que las enfermedades autoinmunes son un grupo de enfermedades diferentes que tienen como origen el hecho de que el sistema inmunológico funciona de un modo anormal reaccionando frente a algunas células de nuestro cuerpo como si fueran “enemigas” y por tanto, dañándolas. Por diversas razones y no siempre claras, nuestro cuerpo comienza a confundir sus propias proteínas con agentes invasores para atacarlas afectando a órganos y tejidos como la piel, músculos, las articulaciones, los glóbulos rojos y otros componentes de la sangre y algunas glándulas como el páncreas o la tiroides.

IMG_0590

 

 

Existen diferentes tipos de enfermedades autoinmunes de las que todavía no se conoce el origen pero que cada día afectan a un mayor número de personas. Según los últimos datos de la OMS a día de hoy se conocen más de ochenta enfermedades inmunológicas que afectan a entre el 3% y el 7% de la población y algunas tienen síntomas similares. El 90% de las personas que lo padecen son MUJERES de edad media, en edad fértil y con un factor de estrés importante en sus vidas que suele actuar como desencadenante de los síntomas. Así mismo, las personas con antecedentes familiares pueden hacer que sean más propensos a contraer una enfermedad autoinmune, de igual manera que algunas enfermedades son más comunes según la raza u origen étnico.
Las enfermedades autoinmunes se pueden dividir en dos grupos bien diferenciados: las específicas de un órgano (en las que el sistema inmunitario ataca a órganos concretos) y las sistémicas (que pueden afectar a cualquier parte del cuerpo y a varios sistemas a la vez, incluidos múltiples órganos como el caso del Lupus).Más abajo indicaré las enfermedades autoinmunes más comunes porque exponer las 80 sería bastante complicado.
Lo que está claro es que todavía no se saben las causas que las provocan pero la mayoría de ellas coinciden en algunos síntomas como cansancio o la fatiga, dolores musculares y fiebre más bien baja. Pero el síntoma clásico es la inflamación que puede causar enrojecimiento, acaloramiento dolor e hinchazón. En todas ellas se recetan corticoides para reducir la inflamación. Muchos de los pacientes también sienten un sentimiento de impotencia o desánimo al tener un tipo de enfermedad que el médico ya avisa que es crónica y sin esperanza de curación. Es necesario que se continúe investigando ya que cada vez hay más personas con enfermedades autoinmunes y hay que tener en cuenta que la mayoría son enfermedades que empeoran mucho la calidad de vida de la persona.

Desde luego las enfermedades inmunológicas han ganado relevancia en los últimos años. El lupus, la artritis reumatoide, o la colitis ulcerosa parecen relacionadas entre sí. A continuación, expongo aquellas enfermedades autoinmunes aparentemente desconocidas pero que son más conocidas de lo que se creen.
• Enfermedad de Crohn: afecta al tubo digestivo, produce una inflamación crónica que cursará de manera progresiva mediante episodios. Suele afectar al tramo final del intestino delgado y al primero del colon, aunque en algunos casos podemos encontrar implicados otros tramos del sistema digestivo.
• Anemia perniciosa: el estómago no fabrica factor intrínseco que es una sustancia indispensable para absorber la vitamina B12 en el tracto gastrointestinal (vitamina básica para la formación de los glóbulos rojos)
• Artritis reumatoidea: inflamación de las articulaciones (muñecas, dedos, rodillas, tobillos, etc.) y de los tejidos próximos aunque también pueda afectar a algún órgano. Ocasiona mucha rigidez y dolor.
• Diabetes tipo I: en esta enfermedad autoinmune el páncreas no produce (o muy poca) insulina y se disparan los niveles de glucosa en nuestro cuerpo. La persona suele notar una sed exagerada, un gran apetito, cansancio, pérdida de peso, visión borrosa y hay una micción (orina) exageradamente abundante.
• Enfermedad de Addison: el sistema inmune ataca a la glándula suprarrenal y hay un bajo funcionamiento de la misma. Las consecuencias pueden ser muy diversas ya que esta glándula interviene en la formación de hormonas glucocorticoides, hormonas mineralocorticoides y hormonas sexuales.
• Enfermedad celíaca: el sistema inmune ataca las vellosidades del intestino delgado en respuesta a la presencia de gluten (proteína presente en la avena, cebada, centeno y trigo) El cuerpo pierde gran parte de su capacidad de absorción de nutrientes y esto puede ocasionar problemas graves.
• Enfermedad de Graves: ocasiona un hipertiroidismo (la glándula tiroides trabajo de un modo excesivo)
• Esclerosis múltiple: el sistema inmune daña la vaina de mielina (capa que recubre y protege a las células nerviosas) y con ello los impulsos nerviosos se van bloqueando afectando progresivamente al cerebro y médula espinal.
• Lupus eritematoso sistémico: es una enfermedad autoinmune inflamatoria que puede afectar a las articulaciones, riñones, piel y otros órganos. El paciente también suele sufrir fatiga y destaca (en la mitad de los pacientes) una erupción en las mejillas y en el puente nasal en forma de mariposa (suele empeorar con la luz solar y afectar a otras zonas del cuerpo)
• Miastenia grave: hay una debilidad de los músculos “voluntarios” producido por un trastorno neuromuscular. Esto puede provocar dificultad para tragar, párpado caído, dificultad para subir escaleras, para hablar, cabeza caída, etc.
• Síndrome de Reiter: el sistema inmune ocasiona una serie de problemas inflamatorios en las articulaciones, genitales (urgencia y molestia al orinar, lesiones) y en los ojos (dolor)
• Síndrome de Sjogren: se van destruyendo las glándulas que producen las lágrimas y la saliva lo cual acaba ocasionando sequedad en la boca, ojos y en general en todas las o mucosas.
• Tiroiditis de Hashimoto: es una reacción del sistema inmunitario o inmune contra la glándula tiroides (la inflama) que suele ocasionar hipotiroidismo o bajo nivel de funcionamiento.
Afortunadamente, la ciencia ha avanzado mucho y se están desarrollando numerosos ensayos que aunque no tengan el 100% de éxito son esperanzadores para aquellas personas con patologías muy severas. Por eso es tan importante la investigación y no perder la esperanza en los tratamientos experimentales como el que se está aplicando en el Hospital Clinic de Barcelona para pacientes con síndrome de Crohn en estados muy avanzados, en el que básicamente se trata de resetear el sistema inmunológico para tener una cierta calidad de vida. Los resultados son alentadores y ya se está aplicando en otras patologías autoinmunes como la esclerosis múltiple aunque hay que decir que el tratamiento es arriesgado y sólo es recomendable en casos muy concretos donde otras alternativas no funcionan. Como siempre hay que valorar los riesgos frente a los beneficios pero es un ejemplo de que la ciencia funciona.

 

Artículos relacionados: enfermedades raras, enfermedades poco frecuentes, enfermedades huérfanas, salud


Fuente: https://yyoconestosnervios.wordpress.com/2017/03/22/enfermedades-inmunologicas/

A %d blogueros les gusta esto: