Deficiencia de dihidropteridina reductasa

Sinónimos:

Prevalencia: Desconocido

Herencia: Autosómico recesivo

Edad de inicio o aparición: Infancia, Neonatal

 

Resumen

El déficit de dihidropteridina reductasa (DHPR), una enfermedad genética autosómica recesiva, es una de las causas de hiperfenilalaninemia maligna debida al déficit de tetrahidrobiopterina.

El déficit de tetrahidrobiopterina no sólo causa hiperfenilalaninemia, también es el responsable de la neurotransmisión defectuosa de las monoaminas debido al mal funcionamiento de las tirosina y triptófano hidroxilasas, ambas dependientes de tetrahidrobiopterina. Debe sospecharse déficit de DHPR en todos los niños con test de fenilcetonúria neonatal positivo, especialmente cuando la hiperfenilalaninemia es moderada. La actividad de la DHPR puede medirse mediante una técnica adaptada a las muestras de sangre seca.

Cuando esta enfermedad no se trata, el déficit de DHPR conduce a la aparición de signos neurológicos a la edad de 4 o 5 meses, aunque los signos clínicos a menudo son obvios ya al nacimiento. Los síntomas principales incluyen: retraso psicomotor, alteraciones del tono, somnolencia, irritabilidad, movimientos anormales, hipertermia, hipersalivación, y dificultades de deglución.

El tratamiento intenta llevar la fenilalaninemia a niveles normales (dieta con ingesta de fenilalanina restringida, o prescripción de tetrahidrobiopterina) y restablecer la neurotransmisión monoaminérgica a niveles normales mediante la administración del precursores (L-dopa(carbidopa y 5-hidroxitriptófano). La ingesta de ácido fólico previene el déficit progresivo de folatos cerebrales, mientras que los antifolatos como el cotrimoxazol son peligrosos.

 

 

 


Fuente: Orphanet (Deficiencia de dihidropteridina reductasa), revisores expertos:  Pr Jean-Louis Dhondt – última actualización febrero 2005.


A %d blogueros les gusta esto: