Un niño, operado 45 veces de cardiopatías severas, pide ayuda

Juan Carribero, el padre del niño jerezano operado 45 veces de tres cardiopatías severas congénitas, se entrevistó ayer en el Congreso de los Diputados con Joseba Agirretxea, diputado del PNV, para pedir ayuda económica con la que afrontar las operaciones a las que todavía debe seguir sometiéndose el niño.

Según relató el padre, Marcos tiene ahora catorce años y padece desde que nació tres cardiopatías severas congénitas que entran dentro de las catalogadas como enfermedades raras. La primera intervención a la que fue sometido tuvo lugar a los catorce días de nacer. A partir de entonces, las intervenciones han continuado hasta llegar a las 45 en la actualidad, aunque en el futuro tendrá que pasar por quirófano más veces.

Los padres del niño han llegado a “tener que vender sus pertenencias e hipotecar su casa” para poder costear las intervenciones de su hijo. En una ocasión, después de que varios hospitales de España no les garantizasen operar con éxito a su hijo, tuvieron que irse a Boston (Estados Unidos), para poder recibir la atención necesaria. “Fuimos allí, porque en los hospitales de España consultados nos dijeron que mi hijo tenía solo un 2% o 3% de posibilidades de sobrevivir, mientras que en Boston le dieron un 98%, aseguró el padre, quien explicó que la operación llegó a costarles 98.000 euros.

Juan Carribero acudió al Congreso, gracias a la plataforma Osoigo, porque su familia “necesita ayuda” y su situación es prácticamente límite. “Estamos atados de pies y manos, y sabemos que habrá familias en las mismas circunstancias, pero nosotros vivimos de alquiler y no podemos pagarlo”. Actualmente reciben la ayuda de la Ley de Dependencia pero rebajada, a pesar de que la minusvalía del niño ha aumentado.

“Necesitamos ayuda porque este tipo de cardiopatías congénitas precisan un carterón o un banco a tu lado dándole vida a tu hijo”, manifestó, al tiempo que aclaró que su hijo necesita operarse a través de la medicina privada porque esta dispone de técnicas menos agresivas y su hijo no podría recuperarse adecuadamente de grandes cicatrices o intervenciones bruscas. Con todo, el padre solicitó que “alguien del Gobierno o la Junta de Andalucía se hagan cargo” del coste de las intervenciones que se realicen en España para no “tener que pedir donativos.”

Ahora Marcos necesita una operación de cadera por una trombosis que le sobrevino en Sevilla al quedarse sin oxígeno en un posoperatorio, contó el progenitor. El padre de Marcos redactó una serie de propuestas que expuso al diputado del PNV entre las que destacan que todos los niños con este tipo de patologías de gravedad que acudan a urgencias tengan “prioridad” y, una vez ingresados, se les facilite también una cama a los familiares ya que “las estancias suelen ser largas”.

Artículos relacionados: enfermedades raras,cardiopatías congénitas, trombosis


Fuente:  https://goo.gl/nzuPsL

A %d blogueros les gusta esto: