La disminución de las tasas de vacunación y sus implicaciones para los pacientes con EERR

De acuerdo a  una historia de PLOS Medicine, la mayoría de la gente probablemente le dirá que el movimiento contra la vacuna en los Estados Unidos es un fracaso total. Mientras que la gran mayoría de los niños en el país todavía reciben las vacunas que necesitan para obtener la inmunidad de las enfermedades infecciosas, la campaña de propaganda de la paranoia y la teoría de la conspiración contra la vacuna ha tenido un impacto duradero.

Actualmente, hay dieciocho estados que permiten exenciones no médicas (NME) para los regímenes de vacunación infantil estándar. Esto significa que los padres pueden elegir optar por no vacunar a sus hijos por razones tan vagas como “creencias filosóficas”. Algunos de los estados que permiten estas exenciones incluyen a Oregón, Texas y Pensilvania. Desde 2009, el número de padres que eligen NME para sus hijos ha comenzado a aumentar. Estas exenciones se concentran particularmente en las principales áreas metropolitanas, lo que hace que estos lugares sean vulnerables a posibles brotes de enfermedades que podrían prevenirse mediante la vacuna.

Los estudios han demostrado que las tasas de infección por rubéola, paperas y sarampión aumentan en áreas con mayores tasas de NAME. ¿Qué significa esto para los pacientes con enfermedades raras?

Para decirlo simplemente: nada bueno. Un niño no vacunado tiene 35 veces más probabilidades de estar infectado con sarampión. Muchas enfermedades raras pueden debilitar el sistema inmune de un paciente o comprometer la capacidad de un individuo para resistir enfermedades infecciosas.

Uno de los beneficios significativos de la vacunación prácticamente universal es la inmunidad colectiva. Esto significa que, si casi todos en un grupo dado de personas han sido vacunados por una enfermedad infecciosa, incluso un pequeño número de personas que no están vacunadas en ese grupo todavía están efectivamente a salvo de la enfermedad porque todos a su alrededor son inmunes.

En algunas enfermedades raras, el sistema inmunitario puede verse comprometido hasta el punto de que puede ser inseguro que el niño sea vacunado con cualquier vacuna que use patógenos vivos. Estos pacientes con enfermedades raras tienen una razón médica válida para no recibir la vacuna y deben confiar en la inmunidad colectiva para evitar la infección.

En áreas con un número significativo de NME, el efecto de inmunidad de grupo se erosiona y debilita. Cuando un padre elige NME para su hijo, no solo pone en peligro a ese niño, sino también a otros potencialmente, incluidos los pacientes de enfermedades raras con sistemas inmunes debilitados. Para estos pacientes, una infección puede ser una lucha de vida o muerte.

 

Artículos relacionados: enfermedades raras, sistema inmune, investigación


Fuente: https://goo.gl/1yK4s2

A %d blogueros les gusta esto: