Síndrome de Mohr-Tranebjaerg

Sinónimos: Síndrome DDON
Síndrome de sordera – distonía – neuronopatía óptica

Prevalencia: < 1 /1000 000

Herencia: Recesivo ligado al X

Edad de inicio o aparición: Infancia

 

Resumen

El síndrome de Mohr-Tranebjaerg (MTS) es un síndrome neurodegenerativo recesivo ligado al X caracterizado por manifestaciones clínicas que comienzan en la primera infancia con la aparición de pérdida de audición, seguido en la adolescencia con la aparición de una distonía o ataxia progresiva, discapacidad visual a partir del inicio de la edad adulta y demencia a partir de la 4ª década.

Su prevalencia es desconocida. Se conocen más de 90 casos (37 familias), pero no todos los casos han sido descritos en la literatura.

La aparición de una pérdida auditiva neurosensorial prelocutiva o postlocutiva rápidamente progresiva, único síntoma patognomónico, se produce en la primera infancia (18 meses). Manifestaciones neuropsicológicas, como cambios de personalidad, paranoia, y déficit intelectual leve pueden surgir al mismo tiempo. Desde la adolescencia temprana se desarrolla un trastorno del movimiento lentamente progresivo, que aparece como paratonía, distonía o ataxia, acompañado de reflejos tendinosos exaltados, clonus en el tobillo y respuesta plantar extensora. Los pacientes presentan agudeza visual reducida, fotofobia, defectos adquiridos de la visión en color y escotomas centrales que empiezan desde aproximadamente los 20 años de edad y conducen a la ceguera legal hacia los 30-40 años. Se desarrolla demencia progresivamente lenta desde la 4ª década. En aquellos pacientes con síndrome de deleción de genes contiguos (CGS), pueden presentarse infecciones recurrentes. Las mujeres portadoras pueden estar levemente afectadas, con discapacidad auditiva leve y distonía focal.

El MTS está causado por una mutación en el gen TIMM8A (Xq22) o por un síndrome de deleccion de genes contiguos (CGS) en Xq22, dando lugar a una distonía-sordera por un déficit de peptina 1 (DDP1). Si el CGS incluye el gen tirosina quinasa agammaglobulinemia de Bruton (BTK), se producen infecciones secundarias recurrentes a esta agammaglobulinemia ligada al X (XLA).

La combinación de discapacidad auditiva e infecciones en un paciente varon debe hacer pensar en secuenciar el gen TIMM8A. La neuroimagen se utiliza para verificar la presencia de atrofia cerebral. En casos de sospecha de CGS; el estudio de XLA es posible.

El diagnóstico diferencial incluye: síndrome MELAS, síndrome de depleción de ADN mitocondrial (forma encefalomiopática con aciduria metilmalónica), síndrome de Arts, ataxia espinocerebelosa ligada al X tipos 1 y 2, síndrome de Wolfram, sordera neurosensorial no sindrómica autosómica recesiva tipo DFNB, síndrome de Pendred, y otras formas de distonía o, rara vez, la ataxia de Friedreich.

El diagnóstico prenatal puede proponerse a parejas afectadas o a padres para futuros embarazos.

El MTS se transmite de forma recesiva ligada al X. Debe ofrecerse consejo genético a las familias afectadas.

El tratamiento del MTS es sintomático y evoluciona con el tiempo. Los audífonos se usan con un éxito variable. En casos de pérdida auditiva leve, una opción es un dispositivo auditivo e implantes cocleares, mientras que en casos de pérdida grave de audición se recurre a audífonos con pistas visuales. El manejo de la distonía y la ataxia incluye un tratamiento con GABA β-agonistas junto con reeducación psicomotora y fisioterapia. Otras medidas de apoyo incluyen terapias para la sordera-ceguera que aborden los déficits sensoriales progresivos, como puede ser el lenguaje de signos táctil. En aquellos pacientes con complicaciones secundarias, la inmunoglobulina intravenosa puede prevenir infecciones en la XLA. Además, deben evitarse vacunas de virus vivos en casos de XLA. En la edad adulta, deben realizarse revisiones neurológicas regulares.

El pronóstico es malo. La combinación de sordera y ceguera afecta gravemente a la comunicación, mientras que el trastorno progresivo del movimiento da lugar a un paso cada vez más inestable. La esperanza de vida es muy variable y oscila desde el fallecimiento en la adolescencia a llegar más allá de los 60 años.

 

 

Revisores expertos

  • Pr Lisbeth TRANEBJAERG

 

 


Fuente: Orphanet (Síndrome de Mohr-Tranebjaerg)


 

A %d blogueros les gusta esto: