Síndrome de Kearns-Sayre

Sinónimos:

Prevalencia: 1-9 / 100 000

Herencia: Autosómico recesivo
o No aplicable
o Herencia mitocondrial

Edad de inicio o aparición: Infancia / Adolescencia / Edad adulta

 

Resumen

El síndrome de Kearns-Sayre (KSS) es una enfermedad mitocondrial caracterizada por oftalmoplejía externa progresiva (OEP), retinitis pigmentaria e inicio antes de los 20 años de edad. Algunos rasgos comunes adicionales incluyen sordera, ataxia cerebral y bloqueo cardíaco.

La prevalencia exacta se desconoce, pero se ha estimado en 1/125.000.

A menudo, la enfermedad se presenta en la infancia con los clásicos síntomas de ptosis, retinopatía pigmentaria y OEP, seguida de la aparición progresiva de otros síntomas dependiendo de la distribución tisular de la anomalía molecular. Las características más frecuentemente asociadas al síndrome incluyen la sordera bilateral neurosensorial, las afectaciones cardíacas (cardiomiopatía, defectos en la conducción cardíaca), las afectaciones del sistema nervioso central (ataxia cerebral, disartria, debilidad facial bilateral, déficit intelectual), la miopatía del músculo esquelético, los desórdenes intestinales y endocrinos (pubertad retrasada, hipoparatiroidismo, diabetes) y el fallo renal. La enfermedad progresa lentamente, durante décadas, con la aparición de nuevos síntomas y el empeoramiento de los síntomas previos. Muy pocos casos del síndrome de Pearson (consulte este término) han progresado a KSS.

El KSS está causado por deleciones de grandes fragmentos de ADN mitocondrial (ADNmt), resultando en la pérdida de genes involucrados en la ruta de señalización de la fosforilación oxidativa. Las deleciones son heteroplasmáticas (es decir, una única célula puede albergar ambas moléculas de ADN normal y delecionado). Los síntomas sólo aparecen si la proporción de ADN anormal es elevada. El umbral de ADN anormal depende del órgano (por ejemplo, alrededor del 60% para el músculo esquelético estriado). Se pueden observar casos excepcionales del KSS en ausencia de la típica gran deleción de ADNmt. Éstos se pueden deber tanto a mutaciones puntuales localizadas en el ADNmt que abarcan genes de ARNt como a genes nucleares involucrados en el mantenimiento del ADNmt (por ejemplo, RRM2B).

El diagnóstico es sospechado por las manifestacionesvdel cuadro clínico y la presencia de alteraciones morfológicas típicas en el músculo esquelético (fibras que presentan proliferación mitocondrial o ”fibras rojas rasgadas” y fibras deficientes en citocromo C oxidasa). Además de los principales síntomas clínicos, a menudo también está presente al menos uno de los siguientes: bloqueo cardíaco, ataxia cerebelar o contenido proteico del líquido cefalorraquídeo (LCR) superior a 100 mg/dL. El diagnóstico se puede confirmar con la detección de una gran deleción del ADNmt (1.3-10 kb) en un tejido clínica o morfológicamente afectado (normalmente músculo esquelético).

El diagnóstico diferencial incluye cualquier enfermedad causada por grandes deleciones de ADNmt o con un cuadro clínico solapante, tales como el síndrome de Pearson o la oftalmoplejía externa progresiva de herencia materna (consulte este término).

Normalmente no se realiza diagnóstico prenatal.

La mayoría de los casos del KSS son esporádicos. Las deleciones de ADNmt se transmiten de una generación a la siguiente únicamente de manera excepcional. Los varones no transmiten el ADNmt a su descendencia. Se ha estimado que el riesgo de que una mujer sea portadora de una gran deleción de ADNmt y la transmita a su descendencia es inferior al 4%. Los casos excepcionales del KSS, debidos a causas distintas a una gran deleción de ADNmt, siguen el modo de herencia asociado con el gen involucrado (transmisión materna en el caso de mutaciones puntuales de ADNmt o autosómicas recesivas en el caso de mutaciones en genes nucleares).

El tratamiento del KSS es paliativo. Se recomienda un seguimiento regular por parte de un cardiólogo. En aquellos casos con bloqueo cardíaco de alto grado, se puede sugerir la colocación de un marcapasos permanente/dispositivo desfibrilador cardioversor implantable, mejorando el pronóstico. A aquellos pacientes con sordera neurosensorial se les puede proporcionar audífonos. El suplemento con coenzima Q10 ha resultado ser beneficioso en algunos casos. Las manifestaciones oftalmológicas se pueden tratar quirúrgicamente pero el riesgo de recurrencia y posibles complicaciones oculares son elevadas.

El pronóstico depende esencialmente del número de órganos afectados y, en cada uno de ellos, de la proporción de ADNmt anormal. En la mayoría de los casos, la esperanza de vida puede ser normal con una atención médica adecuada.

 

 

Revisores expertos

  • Dr Anne LOMBES

 

 


Fuente: Orphanet (Síndrome de Kearns-Sayre)


 

Share
A %d blogueros les gusta esto: