Fiebre de Pontiac

Sinónimos:

Herencia: Desconocido

Prevalencia: No aplicable

Edad de inicio o aparición: Cualquier edad

 

Resumen

Definición de la enfermedad

La fiebre de Pontiac (PF) es una forma leve de legionelosis (consulte este término) que se manifiesta con síntomas similares a la gripe, como náuseas, dolores musculares, tos y cefalea, pero sin neumonía.

Epidemiología

Su incidencia es desconocida. Se considera que está subestimada debido a la levedad de la enfermedad y a sus manifestaciones inespecíficas. La PF se caracteriza por una alta tasa de ataque (número de pacientes afectados / número de personas expuestas) de más del 95%.

Descripción clínica

La fiebre de Pontiac tiene un periodo de incubación corto de 30-90 horas tras la infección y afecta principalmente a adultos, aunque también a niños. La enfermedad se manifiesta como un síndrome similar a la gripe, con fiebre, cefalea, dolores musculares y fatiga. En algunos casos, los pacientes pueden experimentar también dolor torácico, disnea, diarrea y vómitos, enrojecimiento ocular con fotofobia y artralgia. Estos síntomas duran normalmente 2-7 días y la recuperación es espontánea sin tratamiento.

Etiología

La PF está causada por una infección con Legionella pneumophila y Legionella non-pneumophila por inhalación de aerosoles de aguas contaminadas, más frecuentemente de duchas, bañeras de hidromasaje y balnearios. La bacteria se encuentra en el agua y en suelos húmedos. Actualmente se desconoce por qué la infección con Legionella evoluciona a LD o a PF en cada caso, pero como la PF se observa normalmente en pacientes inmunocompetentes, el estado del sistema inmune puede desempeñar un papel relevante.

Métodos diagnósticos

Aunque no es habitual la solicitud de pruebas específica de laboratorio en la fase aguda, de forma retrospectiva se observa una seroconversión o el aumento de los niveles de anticuerpo para Legionella en el suero. El diagnóstico puede realizarse también mediante la detección del antígeno de la L. pneumophila en muestras de orina.

Diagnóstico diferencial

La PF se parece mucho a una gripe y, por tanto, ésta debe ser excluida.

Manejo y tratamiento

No se necesita un tratamiento específico para la PF, ya que, por lo general, la recuperación es espontánea.

Pronóstico

La PF sigue un curso benigno, sin mortalidad asociada.

Revisores expertos

  • Dr Sophie JARRAUD

 

 



 

A %d blogueros les gusta esto: