Deficiencia de 3-metilcrotonil-CoA carboxilasa

Sinónimos: 3-metilcrotonil glicinuria
Deficiencia de MCC
MCCD

Prevalencia: 1-9 / 100 000

Herencia: Autosómico recesivo

Edad de inicio o aparición: Cualquier edad

 

Resumen

Definición de la enfermedad

La deficiencia de 3-metilcrotonil-CoA carboxilasa (3-MCCD) es un desorden hereditario del metabolismo de la leucina caracterizado por un cuadro clínico muy variable que va desde crisis metabólicas en la infancia hasta adultos asintomáticos.

Epidemiología

La prevalencia al nacimiento en Europa se estima en 1/50.000-1/30.000. La introducción de los programas de cribado neonatal basados en espectrometría de masas en tándem ha revelado una elevada frecuencia de este trastorno, por lo que en la actualidad parece representar la aciduria orgánica más común en algunas poblaciones.

Descripción clínica

Los pacientes con 3-MCCD tienen un fenotipo clínico variable, con la mayoría de pacientes siendo asintomáticos y un pequeño subgrupo mostrando síntomas de una aciduria orgánica asociada habitualmente con factores ambientales desencadenantes. Muchos recién nacidos ahora diagnosticados gracias a las pruebas de cribado neonatal permanecen asintomáticos, indicando que la enfermedad tiene una penetrancia clínica muy baja. La mayoría de los pacientes sintomáticos muestran un crecimiento y desarrollo normal hasta que presentan una crisis metabólica aguda, normalmente tras una infección menor, ayuno o la introducción de una dieta rica en proteínas, entre las edades de 2-33 meses. Los síntomas incluyen vómitos, coma y apnea. En raros casos se han descrito anomalías neurológicas (por ejemplo, infarto metabólico, hemiparesia, y encefalopatía), debilidad, hipotonía muscular y retraso en el desarrollo. Entre los episodios de crisis metabólica los pacientes son normalmente asintomáticos. Algunos pacientes con 3-MCCD pueden no desarrollar síntomas hasta la edad adulta, manifestándose con debilidad y fatiga, mientras que otros pueden no mostrar nunca síntomas.

Etiología

La 3-MCCD se debe a mutaciones en los genes MCCC1 (3q27.1) o MCCC2 (5q12-q13). Estos dos genes codifican la subunidad alfa MCCasa y la subunidad beta MCCasa, que juntas catalizan el cuarto paso en la ruta catabólica de la leucina. Mutaciones en estos genes conllevan una reducción o ausencia de la actividad 3-MCC que resulta en una acumulación de subproductos tóxicos del procesamiento causando la sintomatología clínica. Nuevas evidencias parecen indicar que la consanguinidad junto con la homocigosis para mutaciones perjudiciales en un segundo gen relacionado con una enfermedad rara podría estar asociada con fenotipos graves no específicos de 3-MCCD.

Métodos diagnósticos

El cribado neonatal mediante espectrometría de masas en tándem revela un incremento de C5-hidroxi-acilcarnitina en las muestras de sangre desecada. El análisis de ácidos orgánicos en orina muestra una elevación de ácido-3-hidroxiisovalérico y 3-metilcrotonil-glicina. Los niveles séricos de carnitina pueden estar disminuidos. Los ensayos en fibroblastos y linfocitos muestran una actividad 3-MCC baja o ausente mientras que otras enzimas carboxilasas tienen un nivel normal de actividad. Los hallazgos de laboratorio durante una crisis metabólica aguda incluyen acidosis metabólica, hipoglicemia y, en algunos casos, leve hiperamonemia. La prueba de genética molecular que identifica los dos alelos causantes de la enfermedad confirma el diagnóstico. Los programas de cribado de recién nacidos están disponibles en E.E.U.U y en algunos países europeos.

Diagnóstico diferencial

El diagnóstico diferencial incluye otras acidurias orgánicas, tales como la deficiencia múltiple de carboxilasas y el síndrome de Reye (consulte estos términos).

Diagnóstico prenatal

El diagnóstico prenatal es posible en familias con mutaciones conocidas causantes de la enfermedad.

Consejo genético

La 3-MCCD se hereda de manera autosómica recesiva y el consejo genético está recomendado.

Manejo y tratamiento

El diagnóstico temprano puede contribuir al adecuado abordaje de la 3-MCCD y a reducir el riesgo de crisis metabólicas graves. Por lo general, el tratamiento en individuos asintomáticos no es necesario. Algunos pacientes pueden requerir un suplemento oral de L-carnitina. Habitualmente, una dieta restringida en leucina no está garantizada. Se recomienda evitar el ayuno y otros estreses desencadenantes (principalmente en lactantes y niños pequeños), así como la monitorización regular de las concentraciones de carnitina libre. Durante el curso de cualquier enfermedad intercurrente se recomienda seguir un régimen de urgencia (glucosa IV y corrección de la acidosis).

Pronóstico

El pronóstico es habitualmente bueno pero depende de la gravedad de los síntomas experimentados.

Revisores expertos

  • Pr Matthias BAUMGARTNER

 

 



 

A %d blogueros les gusta esto: