Síndrome de Leigh

Sinónimos:

Prevalencia: 1-9 / 100 000

Herencia: Autosómico recesivo o Recesivo ligado al X o Herencia mitocondrial

Edad de inicio o aparición: Cualquier edad

 

Resumen

El síndrome de Leigh o encefalomielopatía necrotizante subaguda es una enfermedad neurológica progresiva definida por las características neuropatológicas específicas asociadas a las lesiones del tronco cerebral y de los ganglios basales.

Su prevalencia al nacer se ha estimado en 1/36.000.

El inicio de los síntomas se produce típicamente antes de los 12 meses de edad pero, en casos raros, puede producirse durante la adolescencia, o incluso el inicio de la edad adulta. Los síntomas iniciales habituales son la falta de adquisición de las etapas del desarrollo motor, la hipotonía con pérdida de control cefálico, vómitos recurrentes y trastornos del movimiento. Los signos piramidales y extrapiramidales, el nistagmo, los trastornos respiratorios, la oftalmoplejía y la neuropatía periférica a menudo se observan posteriormente. La epilepsia es relativamente poco común.

El síndrome de Leigh tiene múltiples causas, implicando todo un defecto en la producción aeróbica de energía, que puede afectar desde el complejo de la piruvato-deshidrogenasa hasta la ruta de la fosforilación oxidativa. La mayoría de las mutaciones se encuentran en el genoma nuclear. Los genes identificados hasta el momento codifican para una de las subunidades del complejo de la piruvato-deshidrogenasa (PDH), una de las subunidades de los complejos respiratorios I o II, o una proteína involucrada en el ensamblaje del complejo respiratorio IV. Entre el 10 % y el 30 % de las personas con síndrome de Leigh son portadores de mutaciones del ADN mitocondrial, las más comunes de las cuales son las mutaciones 8993T> G y 8993T> C en el gen MTATP6, que codifica para una subunidad de la ATP-sintasa.

A menudo se dice que estas personas tienen el síndrome de Leigh por transmisión materna (MILS). Y albergan una proporción muy alta (más del 95 %) de las mutaciones del ADN mitocondrial. Proporciones más bajas de estas mutaciones mitocondriales se asocian con un fenotipo más leve, como el síndrome de NARP.

La causa genética de una serie de casos de síndrome de Leigh sigue siendo desconocida.

En la mayoría de los casos, el síndrome de Leigh se transmite de manera autosómica recesiva. Sin embargo, los defectos en la PDH causados por anomalías en la subunidad E1 alfa están ligados al cromosoma X y las alteraciones del ADN mitocondrial se transmiten por vía materna.

El diagnóstico del síndrome se basa en la resonancia magnética del cerebro que muestra la topología específica de las lesiones en los ganglios basales y el tronco cerebral, a menudo asociadas a leucodistrofia y atrofia cerebral. Las concentraciones de lactato están aumentadas constantemente en el líquido cefalorraquídeo y, a menudo, en la sangre.

El diagnóstico etiológico se basa en los análisis bioquímicos en busca del defecto subyacente en la producción de energía. La piruvato-deshidrogenasa se analiza en leucocitos o en cultivos de fibroblastos de piel, mientras que la fosforilación oxidativa se analiza de forma más completa en el músculo o el hígado. La asesoría genética depende de la identificación de la causa de la enfermedad.

El diagnóstico prenatal es posible en los casos con una anomalía genética conocida en un gen nuclear, pero es mucho más difícil cuando la alteración afecta a un gen del mtADN. Cuando sólo se ha identificado el defecto bioquímico, el diagnóstico prenatal se hace complejo por dificultades técnicas potenciales en el análisis bioquímico de amniocitos.

No hay tratamiento específico para la enfermedad de Leigh.

Se han propuesto varias vitaminas o cofactores, incluyendo la vitamina B1 (tiamina), vitamina B2 (riboflavina) carnitina y el coenzima Q10, y se pueden probar de forma sistemática. Para pacientes con deficiencia en piruvato-deshidrogenasa se ha propuesto una dieta cetogénica.

El pronóstico del síndrome de Leigh es pobre, con una esperanza de vida reducida a sólo unos pocos años para la mayoría de los pacientes.

 

 

 


Fuente: Orphanet (Síndrome de Leigh), revisores expertos:  Dr Anne Lombes – última actualización julio 2006.


 

A %d blogueros les gusta esto: