“Rocío no necesitaba una segunda madre, necesitaba una herramienta para vivir de manera independiente”

María Antonia Rodríguez es asistente personal y auxiliar de enfermería, y cuenta a eldiario.es que existe mucho desconocimiento generalizado sobre la profesión. Ella trabaja para Rocío, una chica de 36 años con parálisis cerebral, incapaz de mover los brazos y las piernas. “La primera vez que la vi me pareció una persona indefensa en silla de ruedas”, confiesa Rodríguez, que añade: “Mi primer instinto fue de protección, de cuidarla, pero ella no quería eso ni loca, estuvo a punto de echarme”.

El punto de inflexión fue el momento en el que entendió que Rocío no necesitaba una segunda madre u otra hermana, necesitaba una herramienta para poder llevar a cabo su vida de manera independiente. Cuenta que mucha gente no entiende realmente lo que hace, algunas personas le han dicho a ver si estaba cuidando “a una chiquita con parálisis cerebral”, a lo que ella contestaba que no, “ni muchísimo menos”.

Ismael Llorens es el presidente de la Federación Vida Independiente (FEVI) y además recibe asistencia personal. Lleva desde los 14 años en silla de ruedas, por una distrofia muscular congénita y degenerativa, y cree que la asistencia personal “garantiza el empoderamiento y autodeterminación de la persona en situación de dependencia, permitiéndole tomar las riendas de su propia vida”.

Llorens explica que son muchos los ámbitos en los que pueden desenvolverse estos trabajadores: “Abarca tareas personales, como las de aseo e higiene, levantarse y acostarse de la cama, ducha, preparar las comidas y ayuda para comer; también contempla otras tareas fuera del hogar, visitas a familiares, estudios, trabajo, ocio, conducción, gestiones, etcétera”.

Rodríguez hace hincapié en el término “jefa” para referirse a Rocío. “Yo no la cuestiono, ni la juzgo, ni la pregunto”, añade. Comenta que, evidentemente, ella tiene sus sentimientos, sus opiniones y su forma de pensar, pero que ha aprendido a guardárselos siempre, “tanto los buenos como los malos”. No obstante, destaca la importancia de que haya “feeling”, como en cualquier otra relación.

Los gerentes de Servicios Sociales denuncian que la Dependencia se destruye
A %d blogueros les gusta esto: