La lucha de ser diagnosticado con fibrosis pulmonar idiopática

Según una historia de The Irish Times, Noreen O’Carroll puede recordar vívidamente cuándo recibió por primera vez la noticia de que había sido diagnosticada con fibrosis pulmonar idiopática. Fue un momento que cambiaría su vida para siempre. Los médicos le dijeron que ella podría esperar vivir solo de dos a cinco años más. Recibir un diagnóstico aterrador es un recuerdo que pocos pacientes olvidan, especialmente cuando está claro que sus días podrían estar contados.
La fibrosis pulmonar idiopática (FPI) es una enfermedad en la cual los conductos internos de los pulmones se cicatrizan. La condición empeora progresivamente con el tiempo, lo que lleva a un empeoramiento constante de la pérdida de la función pulmonar. La causa directa de esta condición no se conoce por completo. Algunos factores de riesgo incluyen fumar tabaco, un historial familiar de la enfermedad y la exposición a ciertas infecciones virales. Los síntomas incluyen tos seca, dificultad para respirar, palpitaciones de los dedos, baja tolerancia al ejercicio y un sonido crepitante distintivo que se puede escuchar en un estetoscopio. Los pacientes pueden beneficiarse de la rehabilitación pulmonar, oxigenoterapia, ciertos medicamentos que pueden reducir los síntomas, pero la enfermedad es finalmente mortal y no puede revertirse.
Antes de que le diagnosticaran IPF, Noreen ya ha estado lidiando con otra enfermedad pulmonar, bronquiectasia, durante aproximadamente tres años. Sin embargo, la situación se puso mucho más seria cuando se dio cuenta de que esta nueva enfermedad podría acortar drásticamente su vida. En una búsqueda urgente de apoyo, se presentó a una reunión de la Asociación Irlandesa de Fibrosis Pulmonar (ILFA), que le ayudó a comprender mejor su situación. Desde entonces, Noreen ha estado tomando medicamentos que le han permitido manejar la condición razonablemente bien, aunque a menudo la deja con poca energía extra.
Su mejor opción para prolongar su vida sería un trasplante de pulmón. Por ahora, Noreen se ha convertido en una defensora de pacientes de IPF y da charlas para la IFLA para ayudar a los pacientes nuevos a enfrentar lo que les estaba sucediendo. Noreen dice que su amorosa familia ha sido su principal fuente de apoyo. También enfatiza la importancia de mantener la salud mental, y comparte que las sesiones con un terapeuta también la han ayudado a sobrellevar la situación.
 

Artículos relacionados: fibrosis pulmonar idiopática, diagnóstico, enfermedad pulmonar, bronquiectasia


Fuente: https://goo.gl/FJZ2D6

A %d blogueros les gusta esto: