Estrategias de tratamiento para pacientes jóvenes con mieloma múltiple

Según una historia de ASH Clinical News, el tratamiento de pacientes más jóvenes con mieloma múltiple, una forma rara de cáncer de la sangre, requiere que los médicos tengan en cuenta ciertos factores que requieren diferentes enfoques para el tratamiento de pacientes mayores. El mieloma múltiple es generalmente una enfermedad de los ancianos con una edad media en el momento del diagnóstico de 70. Sin embargo, alrededor del 37 por ciento de los pacientes tienen 65 años o menos.


Sobre el mieloma múltiple

El mieloma múltiple, que en ocasiones se conoce como mieloma de células plasmáticas, es un cáncer de la sangre que afecta a las células plasmáticas. Estos son los glóbulos blancos que producen anticuerpos. La causa general del mieloma múltiple no se conoce bien, sin embargo, se han identificado algunos factores de riesgo. Estos incluyen obesidad, antecedentes familiares, mieloma latente y gammapatía monoclonal de importancia indeterminada. Estas dos últimas condiciones tienen el potencial de convertirse en mieloma múltiple. Los síntomas de este cáncer incluyen dolor en los huesos, infecciones, anemia, insuficiencia renal, sangre demasiado espesa, confusión, fatiga, dolores de cabeza y amiloidosis. El tratamiento incluye quimioterapia, trasplante de células madre y otros medicamentos para la enfermedad recurrente, que es común. La tasa de supervivencia a cinco años es del 49 por ciento en los Estados Unidos.


Primeros pasos y otras consideraciones

Para pacientes más jóvenes diagnosticados con enfermedad activa, se recomienda el tratamiento para comenzar de inmediato. Además, los médicos también deben recomendar que los pacientes más jóvenes busquen oportunidades de tratamiento en ensayos clínicos. Hay varios regímenes diferentes que los médicos deberían considerar, pero para determinar cuál es el mejor, es una buena idea considerar otros factores como las comorbilidades u otros problemas de salud que afectan al paciente. La consideración de estas comorbilidades es importante para minimizar el riesgo de efectos adversos del tratamiento.


Opciones de tratamiento

Para los pacientes sin comorbilidades, un régimen de quimioterapia llamado RVD (lenalidomida, bortezomib y dexametasona) es un método común que puede realizarse de seis a ocho ciclos. El trasplante autólogo de células hematopoyéticas (AHCT) también puede ser una opción. Otro régimen de quimioterapia similar se llama KRD (lenalidomida, carfilzomib y dexametasona) es otra opción; sin embargo, este enfoque es mejor para los pacientes que presentan neuropatía periférica. Algunos pacientes también pueden presentar insuficiencia renal como comorbilidad. En estos casos, se considera mejor la combinación de ciclofosfamida, bortezomib y dexametasona (CyBorD).

El papel de AHCT sigue siendo un tema de debate. Puede ser eficaz para muchos pacientes, pero conlleva un mayor riesgo de efectos secundarios graves. Es posible que otros enfoques puedan ser comparables en efectividad sin los mismos riesgos. Se recomienda la terapia continua con lenalidomida después de la inducción. La investigación en curso sobre nuevos enfoques podría cambiar rápidamente la forma en que se trata el mieloma múltiple en pacientes más jóvenes.

James Moore

Artículos relacionados: tratamientos, jóvenes, mieloma múltiple,

Fuente: http://bit.ly/2EKmdMO

A %d blogueros les gusta esto: