Obesidad por déficit del receptor de melanocortina-4

Sinónimos: Deficiencia de MC4R
Déficit de MC4R

Prevalencia: 1-5 / 10 000

Herencia:

  • Autosómico dominante
  • Autosómico recesivo

Edad de inicio o aparición: Neonatal / infancia

 

Resumen

La deficiencia en el receptor de la melanocortina 4 (MC4R) es la forma más común de obesidad monogénica identificada hasta ahora. La prevalencia en la población general es, probablemente, de alrededor de 1 por cada 2 000.

La deficiencia de MC4R se caracteriza por: obesidad grave, con incremento en la masa corporal magra y la densidad mineral ósea, aumento en el crecimiento lineal en la primera infancia, hiperfagia a partir del primer año de vida e hiperinsulinemia grave, con conservación de la función reproductora.

El MC4R es un receptor acoplado a proteínas G que participa en la ruta de señalización hipotalámica leptina-melanocortina.

La activación del MC4R juega un papel clave en el mantenimiento de la homeostasis energética y se asocia con la supresión de la ingesta de alimentos.

La deficiencia de MC4R se transmite de forma codominante, con expresividad y penetrancia variable entre los grupos étnicos.

La mayoría de los pacientes descritos hasta el momento son portadores de mutaciones heterocigotas en el gen MC4R (18q22). Se han descrito pocos portadores homocigotos, y estos presentan un fenotipo más grave. Sin embargo, se ha registrado un paciente homocigoto con ausencia total de función MC4R, y no presentaba hiperinsulinemia.

La prevalencia de mutaciones de MC4R se ha estimado entre el 0,5 % y el 1 % en adultos obesos (índice de masa corporal > 30) con valores más altos entre la población con obesidad grave de aparición en la infancia y con variabilidad entre los diferentes grupos étnicos. La mayoría de los casos de deficiencia en MC4R detectados hasta el momento han sido identificados mediante el cribado genético de grandes cohortes de pacientes obesos; sin embargo, se puede intuir el diagnóstico por las características clínicas de la enfermedad y confirmarse por la detección de una mutación en MC4R.

En la actualidad, no existe un tratamiento específico para la deficiencia de MC4R. Sin embargo, el desarrollo en un futuro de pequeñas moléculas agonistas de MC4Rpodría dar lugar a la generación de tratamientos muy eficaces para este trastorno. Al igual que con otras formas de obesidad, el pronóstico depende de las complicaciones presentes; los pacientes obesos tienen más riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer y diabetes de tipo 2.

 

Revisores expertos

  • Pr Sebastiano FILETTI

 

 

Fuente:

Share
A %d blogueros les gusta esto: