Síndrome de mesomelia – sinostosis

Sinónimo: Del(8)q(13)
Displasia mesomélica con sinostosis acral, tipo Verloes-David-Pfeiffer
Monosomía 8q13
Síndrome de Verloes-David
Síndrome de mesomelia – sinostosis, tipo Verloes-David-Pfeiffer
Síndrome de microdeleción 8q13

Prevalencia: <1 / 1 000 000

Herencia: Autosómico dominante

Edad de inicio o aparición: Neonatal / infancia

 

Resumen

El síndrome de mesomelia-sinostosis (MSS) es un una osteocondrodisplasia sindrómica debida a una deleción de genes contiguos, caracterizada por la curvatura progresiva de los antebrazos y la parte inferior de las piernas que provoca mesomelia, fusiones óseas progresivas intercarpianas o intertarsianas y de los huesos metacarpianos con las falanges proximales, ptosis, hipertelorismo, paladar blando anormal, defectos cardíacos congénitos y anomalías ureterales.

Hasta la fecha, se ha informado de 5 pacientes no emparentandos, incluyendo una familia con múltiples personas afectadas.

En contraposición a otros síndromes mesomélicos, el MSS se manifiesta la mayoría de veces en el periodo postnatal y tiene un curso clínico de progresión lenta hasta la edad adulta. Los rasgos craneofaciales incluyen fisuras palpebrales inclinadas hacia abajo, ptosis de los párpados, telecanto, hipoplasia del paladar blando con ausencia de úvula y micrognatia leve. Es frecuente el habla nasal. Las anomalías esqueléticas incluyen estatura baja leve, restricción progresiva de la movilidad de las articulaciones, curvatura mesomélica y acortamiento de los antebrazos y la parte inferior de las piernas, braquidactilia, desviación cubital de las manos con un 2º dedo más largo y clinodactilia del 5º dedo, pies cortos y estrechos, braquidactilia desproporcionada de los dedos de los pies en el lado del peroné y articulaciones de los tobillos disfuncionales. Los pacientes con MSS pueden presentar defectos cardíacos congénitos complejos, hidronefrosis congénita, cobertura cutánea inusual en el ombligo, miopía, frenillo sublingual corto y pérdida de audición progresiva. El desarrollo cognitivo es normal. Las anomalías radiológicas incluyen braquimetacarpo y braquimetatarso del 3º al 5º dedo, sinostosis entre estos huesos, sinostosis entre los metacarpianos y metatarsianos del II al V y sus correspondientes huesos carpianos/tarsianos, fusión parcial de los huesos carpianos y tarsianos, leve curvatura de la parte distal del fémur, y anomalías vertebrales leves.

El MSS se debe a una microdeleción no recurrente en 8q13. Todos los pacientes tienen una deleción de dos genes contiguos: SULF1 y SLCO5A1. El tamaño de las deleciones de las que se ha informado varía de 582Kb a 738 Kb. El MSS es probable que represente un síndrome de deleción de genes contiguos. No hay ningún trastorno ligado a mutaciones puntuales de estos genes.

El diagnóstico se sospecha en base a los hallazgos clínicos y radiológicos y se confirma por análisis citogenético.

Radiológicamente, la displasia mesomélica tipo Kantaputra muestra anomalías acrales muy similares. Otras displasias mesomélicas poco frecuentes, p.e. la displasia mesomélica de Langer o el enanismo micromélico de tipo Fryns, no están asociados con sinostosis. Los síndromes con sinostosis, p.e. el síndrome de Nievergelt, el sinfalangismo proximal, el síndrome de Osebold-Remondini y la sinostosis múltiple, tienen diferentes anomalías asociadas.

Es posible el diagnóstico prenatal de la microdeleción 8q13 por amniocentesis o por biopsia de vellosidades coriónicas y por análisis citogenético. El diagnóstico genético preimplantacional también sería posible. Las anomalías óseas son progresivas y pueden no detectarse en una ecografía rutinaria.

El MSS se transmite como un rasgo autosómico dominante. Cuando un progenitor está afectado, el riesgo de recurrencia es del 50%.

El diagnóstico temprano del MSS permite un tratamiento y vigilancia más personalizados. El curso progresivo del MSS a lo largo de la vida precisa de un seguimiento regular por parte de especialistas, incluyendo un cirujano ortopédico pediátrico, para abordar las deformidades progresivas y las restricciones funcionales en los miembros superiores e inferiores, y cirugía maxilofacial para las anomalías del paladar. La pérdida de audición debe vigilarse.

La esperanza de vida es desconocida, pero las manifestaciones clínicas parecen permanecer estables en la edad adulta.

 

Revisores expertos

  • Pr Alain VERLOES

 

 


Fuente: http://www.orpha.net/consor/cgi-bin/Disease_Search.php?lng=ES&data_id=2308&Disease_Disease_Search_diseaseGroup=Del-8-q-13-&Disease_Disease_Search_diseaseType=Pat&Enfermedade%28s%29/grupo%20de%20enfermedades=S-ndrome-de-mesomelia—sinostosis–Del-8-q-13–&title=S-ndrome-de-mesomelia—sinostosis–Del-8-q-13–&search=Disease_Search_Simple


A %d blogueros les gusta esto: