Síndrome de Ehlers-Danlos tipo vascular

Sinónimos: EDS IV
EDS tipo 4
Síndrome de Ehlers-Danlos tipo 4
Síndrome de Ehlers-Danlos tipo IV
Síndrome de Sack-Barabas

Prevalencia: 1-9 / 100 000

Herencia: Autosómico dominante

Edad de inicio o aparición: Infancia / Neonatal

 

Resumen

El síndrome de Ehlers-Danlos de tipo IV, también conocido como síndrome de Ehlers-Danlos (SED) de tipo vascular, es un trastorno hereditario del tejido conectivo definido por rasgos faciales característicos (acrogeria) en la mayoría de pacientes, piel translúcida con vasos subcutáneos muy visibles en el tronco y en la parte baja de la espalda, moratones fáciles y graves complicaciones arteriales, digestivas y uterinas, que rara vez se observan en las otras formas de SED.

La prevalencia estimada de las formas de SED varía entre 1/10 000 y 1/25 000, y el SED de tipo IV representa aproximadamente entre un 5 % y un 10 % de los casos.

Las complicaciones vasculares pueden afectar a todas las áreas anatómicas, con una preferencia por las arterias de diámetro grande y medio. Son habituales las disecciones de las arterias vertebrales y las carótidas en sus segmentos extra- e intracraneal (fístula carótida-cavernosa). Hay un alto riesgo de perforaciones de colon recurrentes. Durante el embarazo aumenta el riesgo de una ruptura uterina o vascular.

El SED de tipo IV se hereda como un rasgo autosómico dominante, causado por mutaciones en el gen COL3A1 que codifica para el procolágeno tipo III.

El diagnóstico se basa en los signos clínicos, en las imágenes obtenidas por técnicas no invasivas y en la identificación de una mutación en el gen COL3A1. En la infancia, los diagnósticos diferenciales principales son los trastornos de la coagulación y el síndrome de Silverman; en la edad adulta, el diagnóstico diferencial incluye otros síndromes de Ehlers-Danlos, el síndrome de Marfan y el síndrome de Loeys-Dietz (véanse estos términos).

En las familias en las que se sabe la existencia de la mutación se puede considerar el diagnóstico prenatal. Sin embargo, la cordocentesis y la amniocentesis tienen un riesgo elevado para las mujeres embarazadas con esta enfermedad.

A falta de un tratamiento específico para el SED de tipo IV, la intervención médica debe centrarse en el tratamiento sintomático y las medidas profilácticas. Las complicaciones arteriales, digestivas o uterinas requieren la hospitalización inmediata y la observación en una unidad de cuidados intensivos. Las técnicas invasivas de obtención de imagen están contraindicadas. Normalmente se recomienda un enfoque conservador en el cuidado de las complicaciones vasculares en un paciente que sufre de SED de tipo IV. No obstante, la cirugía puede ser necesaria con urgencia para tratar las complicaciones potencialmente mortales.

 

 

Revisores expertos

  • Pr Dominique GERMAIN

 

 


Fuente: http://www.orpha.net/consor/cgi-bin/Disease_Search.php?lng=ES&data_id=4042&Disease_Disease_Search_diseaseGroup=EDS-IV&Disease_Disease_Search_diseaseType=Pat&Enfermedade%28s%29/grupo%20de%20enfermedades=S-ndrome-de-Ehlers-Danlos-tipo-vascular–EDS-IV-&title=S-ndrome-de-Ehlers-Danlos-tipo-vascular–EDS-IV-&search=Disease_Search_Simple


 

A %d blogueros les gusta esto: