Encefalomiopatía neurogastrointestinal mitocondrial

Sinónimos: MNGIE

Prevalencia:  1-9 /9 000 000

Herencia: Autosómico recesivo

Edad de inicio o aparición: La edad adulta
Infancia
Adolescencia

 

Resumen

El síndrome de encefalopatía mioneurogastrointestinal (MNGIE, siglas en inglés) se caracteriza por la asociación de dismotilidad gastrointestinal, neuropatía periférica, oftalmoplejía externa progresiva crónica y leucoencefalopatía.

Hasta el momento, se han descrito algo menos de 100 casos esporádicos y familiares.

Las primeras manifestaciones clínicas aparecen generalmente entre los 10 y 40 años (más frecuentemente después de los 20 años de edad). Los síntomas son progresivos y el cuadro clínico está dominado por graves trastornos gastrointestinales (cólicos, vómitos, diarrea, pseudo obstrucción intestinal, disfagia y gastroparesia) debidos a una motilidad intestinal anormal. Los trastornos gastrointestinales progresan gradualmente hacia una pseudo obstrucción crónica que conduce a la caquexia.

La afectación neurológica incluye oftalmoplejía crónica progresiva con o sin ptosis, y neuropatía periférica sensitivomotora. Las imágenes cerebrales habitualmente revelan leucodistrofia. La sordera, la retinopatía pigmentaria y la implicación del cerebelo son manifestaciones menos frecuentes y no son signos definitorios del síndrome. Los pacientes habitualmente son delgados y de estatura baja. El estudio de la morfología de los músculos revela una baja proporción de fibras musculares con proliferación de sus mitocondrias (fibras rojo rasgadas) o un déficit de la actividad citocromo c oxidasa.

El síndrome MNGIE se hereda de forma autosómica recesiva y está causado por mutaciones en el gen TYMP (22q13.32-qter), que codifica para una proteína implicada en la fosforilación de la timidina. Estas mutaciones conducen a la anulación completa de la actividad enzimática, la acumulación de timidina y deoxiuridina en los líquidos y tejidos biológicos, así como a un desequilibrio en la replicación y la reparación del DNA mitocondrial, que provoca múltiples deleciones y en ocasiones una depleción parcial.

El diagnóstico se basa en la medición de la actividad timidina fosforilasa en los leucocitos (ausencia de actividad en los individuos sintomáticos y actividad reducida en los individuos heterocigotos asintomáticos), y en análisis genéticos.

El diagnóstico diferencial incluye trastornos parecidos, con fenotipos que se superponen entre MNGIE y MELAS, MERRF u oftalmoplejía externa progresiva (PEO; ver estos términos); por ejemplo, pacientes con síntomas gastrointestinales prominentes y alteraciones genéticas en el DNA mitocondrial (como las mutaciones m.3243A>G MELAS'' o m.8313G>AMERRF” en los genes MT-TL1 o MT-TK) o en el gen POLG nuclear, que codifica una DNA polimerasa gamma (responsable de la replicación del DNA e implicada en la PEO). El manejo es principalmente sintomático e implica el tratamiento de pseudo obstrucción intestinal crónica. El aclaramiento de timidina y deoxiguanosina parece ser un enfoque eficiente. Sin embargo, la hemodiálisis no es un tratamiento efectivo, debido a la rápida reacumulación de los compuestos entre sesiones.

El trasplante de médula ósea se ha realizado en algunos pacientes, con resultantes esperanzadores (estabilización del curso de la enfermedad). El pronóstico es desfavorable debido a la gravedad de la afectación digestiva: infecciones y necesidad de nutrición parenteral permanente.

 

 

Revisores expertos

  • Dr Anne LOMBES

 

 


Fuente: http://www.orpha.net/consor/cgi-bin/Disease_Search.php?lng=ES&data_id=8030&Disease_Disease_Search_diseaseGroup=Encefalomiopat-a-neurogastrointestinal-mitocondrial&Disease_Disease_Search_diseaseType=Pat&Enfermedade%28s%29/grupo%20de%20enfermedades=Encefalomiopat-a-neurogastrointestinal-mitocondrial&title=Encefalomiopat-a-neurogastrointestinal-mitocondrial&search=Disease_Search_Simple


A %d blogueros les gusta esto: