Deficiencia de apolipoproteína A-I

Sinónimos: Deficiencia de apoA-I
Deficiencia de apoA-I familiar
Hipoalfalipoproteinemia familiar

Prevalencia: <1 / 1 000 000

Herencia: Autosómico dominante

Edad de inicio o aparición: Cualquier edad

 

Resumen

La deficiencia de apolipoproteína A-1 (Apo A-1) es un trastorno raro del metabolismo de las lipoproteínas caracterizado bioquímicamente por la ausencia total de apolipoproteína A1 y una concentración extremadamente baja de lipoproteínas de alta densidad (HDL) en plasma, y clínicamente por opacidades corneales y xantomas complicados con enfermedad coronaria prematura.

La prevalencia de la deficiencia de Apo A-1 es desconocida. La enfermedad se ha descrito en unas 30 familias.

Si bien en algún paciente se puede detectar fortuitamente una concentración extremadamente baja de colesterol HDL en plasma desde su nacimiento, la edad de aparición de los síntomas y el cuadro clínico es muy variable. Algunos pacientes son asintomáticos hasta una edad adulta avanzada, pero otros pueden presentar ya en la adolescencia una combinación de los siguientes síntomas: visión borrosa debida a opacidad corneal o cataratas, xantomas tuberoeruptivas, tendinosos, palmares o plantares, xantelasmas, y enfermedad coronaria prematura (como infarto de miocardio o ateroesclerosis carotídea). Con menor frecuencia, la deficiencia en Apo A1 se puede manifestar con signos neurosensoriales (p. ej. ataxia cerebelosa, pérdida de audición neurosensorial o retinopatía proliferativa), u otras manifestaciones multiorgánicas de amiloidosis sistémica (como hepatomegalia, nefropatía o cardiomiopatía), todas ellas con potencial de progresar hacia insuficiencia orgánica en fase terminal (fallo hepático, renal o cardíaco).

La enfermedad está causada por varias deleciones y mutaciones en el gen APOA1 (11q23-q24), que codifica la apoproteína apo A-1, un constituyente principal de las HDL, que provoca una disminución de la producción de apo A-1, un deteriorio de su función o un aumento de su catabolismo. El cuadro clínico depende del tipo de mutación. Las mutaciones que afectan gravemente la expresión de apo A-1 (como las mutaciones puntuales de parada o de desplazamiento de pauta de lectura o las reordenaciones genómicas), provocan enfermedad coronaria prematura. Las mutaciones de cambio de sentido asociadas a apo A-1 detectable en plasma y niveles extremadamente bajos de colesterol HDL provocan síntomas cardiovasculares más leves y, ocasionalmente, amiloidosis sistémica o neurológica, o están asociadas a pacientes sanos sin signos de ateroesclerosis.

El diagnóstico se basa en el análisis bioquímico de los niveles de colesterol HDL y Apo A-1 en plasma, en el que se obtienen cantidades de colesterol HDL extremadamente bajos y una concentración muy baja o indetectable de apo A-1 (inferiores a 5 mg/dl). Los bajos niveles de colesterol HDL están asociados a concentraciones normales de colesterol VLDL y LDL, y a concentraciones normales o reducidas de triglicéridos. El examen histológico de las lesiones cutáneas pone de manifiesto numerosas células espumosas. El diagnóstico se confirma con el análisis genético.

El diagnóstico diferencial incluye la enfermedad de Tangier, la deficiencia de LCAT (ver estos términos) y causas secundarias de niveles extremadamente bajos de colesterol HDL que incluye fármacos (esteroides androgénicos, respuesta paradójica a fibratos) y tumores malignos.

Normalmente no se lleva a cabo ningún análisis prenatal, pero es posible hacerlo en familias con amiloidosis sistémica o neurológica grave.

Es una enfermedad de herencia autosómica dominante. Se debe ofrecer asesoramiento genético a las familias afectadas e informarles de que tienen el 50% de probabilidad de que sus descendientes hereden la mutación causante de la enfermedad y, por lo tanto, estén afectados por la enfermedad.

Hasta la fecha no hay ninguna terapia curativa. En caso de ateroesclerosis carotídea o complicaciones cardiovasculares, se puede combinar una dieta baja en grasas equilibrada en antioxidantes (de tipo mediterráneo) con estatinas (inhibidores de la HMGCoA-reductasa) que reducen la concentración del colesterol LDL por debajo de 70 mg/dL. Se está investigando el papel de los antioxidantes orales, los miméticos sintéticos de HDL en infusión y las HDL reconstituidas como posibles terapias antiateroescleróticas. Los pacientes con deficiencia de apo A-1 con una concentración extremadamente baja de colesterol HDL (<20 mg/dL) deberían estar sometidos a un seguimiento cardiovascular regular a causa de un aumento del riesgo (doble o triple del riesgo habitual) de sufrir arteriopatías coronarias. En casos que presentan signos de amiloidosis, se debería proponer el seguimiento a largo plazo de la función de órganos diana.

El pronóstico depende de la aparición de la enfermedad coronaria prematura y de la insuficiencia orgánica en fase terminal en casos con signos de amiloidosis.

 

 

 

Revisores expertos

  • Dr Pascale BENLIAN

 

Fuente: http://www.orpha.net/consor/cgi-bin/Disease_Search.php?lng=ES&data_id=2927&Disease_Disease_Search_diseaseGroup=Hipoalfalipoproteinemia-familiar&Disease_Disease_Search_diseaseType=Pat&Enfermedade%28s%29/grupo%20de%20enfermedades=Deficiencia-de-apolipoprote-na-A-I–Hipoalfalipoproteinemia-familiar-&title=Deficiencia-de-apolipoprote-na-A-I–Hipoalfalipoproteinemia-familiar-&search=Disease_Search_Simple

A %d blogueros les gusta esto: