El ganso y el conejo

En un bosque que se encuentra cerca de un lago vive un conejo muy pequeño que sale de su madriguera todos los días con el fin de encontrar algo para comer y jugar por el resto de la tarde.

La mamá del conejito no le dejaba salir, pero este la convenció prometiéndole que sería muy cuidadoso, sobre todo cerca del lago; y efectivamente, con pequeños pasos, se acercó a la orilla.

Y cuál fue su sorpresa al ver una extraña ave, muy grande, llena de plumas. El ave se acercó y le dijo, «No temas, conejito, hace algún tiempo que te he visto acompañado de tu mamá, y me he preguntado si podrías aceptarme como tu amigo».

Al oir esto, el conejito lo miró largo rato y después de pensarlo, con su carita muy sonriente le contestó, «¡Claro que seremos unos grandes AMIGOS!».

Share
A %d blogueros les gusta esto: