Retinosquisis ligada a X

Sinónimos: Retinosquisis juvenil ligada a X
XLRS

Prevalencia: 1-9 / 100 000

Herencia: Recesivo ligado al X

Edad de inicio o aparición: Infancia

 

Resumen

La retinosquisis ligada al X (XLRS) es una enfermedad ocular genética que se caracteriza por agudeza visual reducida en varones debido a una degeneración macular juvenil.

Se estima una prevalencia de entre 1/5.000 y 1/25.000 varones en todo el mundo.

La XLRS es un trastorno macular bilateral y simétrico con aparición en la primera década de la vida. Se manifiesta con disminución de la visión y dificultades en la lectura. En casos graves, puede observarse también nistagmo. El examen de fondo de ojo muestra cambios microquísticos de la región macular de la retina y áreas de división en la capa de fibras nerviosas, o esquisis (patrón de radios de rueda) y velos vítreos. En casos graves se produce desprendimiento de la retina en todo su espesor que conduce a problemas de visión o ceguera. En estados más avanzados de la enfermedad, puede observarse hemorragia vítrea, desprendimiento de retina y glaucoma neovascular, que pueden inducir graves pérdidas de visión. Las mujeres portadoras rara vez tienen problemas de visión.

La enfermedad está causada por mutaciones en el gen RS1, incluyendo mutaciones de cambio de sentido, sin sentido y del sitio de empalme, deleciones e inserciones. El gen RS1 codifica para la retinosquisina, una proteína adhesiva que se considera que participa en la integridad estructural y funcional de la retina.

El diagnóstico de la XLRS puede ser clínico, basado en la apariencia del fondo del ojo. Un electrorretinograma (ERG) muestra una reducción de la amplitud de la onda b y una preservación relativa de la onda a negativa en el ERG escotópico (ERG electronegativo de bastones y mixto) y en el ERG fotópico normal. La tomografía de coherencia óptica (TCO) muestra zonas de esquisis en la región macular. Existe también una historia familiar consistente con herencia ligada al X. El análisis genético molecular por secuenciación directa del gen RS1 detecta mutaciones en aproximadamente el 90% de los pacientes.

El diagnóstico diferencial incluye la retinosis pigmentaria y el síndrome de Goldmann-Favre (consulte estos términos). La herencia autosómica recesiva, la nictalopía grave, la retinopatía pigmentaria y la reducción de las ondas a y b en el electrorretinograma (ERG) ayudan a diferenciar el síndrome de Goldmann-Favre de la XLRS.

La XLRS se hereda ligada al X, por lo que una mujer portadora tiene el 50% de probabilidad de trasmitir la mutación a su descendencia. Es posible realizar la prueba genética a las mujeres de la familia con riesgo de ser portadoras así como realizar el diagnóstico prenatal en embarazos de alto riesgo si la mutación ha sido identificada en un familiar afectado.

Su manejo incluye un examen oftalmológico periódico para monitorizar la progresión de la XLRS. Además, se debe informar a los pacientes acerca de posibles complicaciones oftalmológicas que pueden ser tratadas quirúrgicamente (p.e. desprendimiento de retina, hemorragia vítrea, cataratas o estrabismo). Por lo tanto, la educación del paciente y un seguimiento estrecho son las únicas alternativas clínicas para una identificación temprana y un tratamiento de las complicaciones que amenazan la visión.

En la XLRS, la visión disminuye lentamente hasta la adolescencia, y entonces en la mayoría de las personas permanece relativamente estable durante la edad adulta joven. La enfermedad no progresa hasta los cuarenta o cincuenta años cuando normalmente se da un declive significativo en la agudeza visual.

 

 

Revisores expertos

  • Dr Carmen AYUSO GARCÍA
  • Dr Marta CORTON
  • Pr Blanca GARCIA-SANDOVAL
  • Dr José María MILLÁN SALVADOR
  • Dr Rosa RIVEIRO ALVAREZ

 

 



Share
A %d blogueros les gusta esto: