Condrodisplasia punctata dominante ligada al X

Sinónimos: CDPX2
CDPXD
CPXD
Condrodisplasia punctata ligada al X tipo 2
Condrodistrofia congénita calcificante
Síndrome de Conradi-Hünermann-Happle

Prevalencia: 1-9 / 1 000 000

Herencia: Dominante ligado al X

Edad de inicio o aparición: Infancia / Neonatal

 

Resumen

La condrodisplasia punctata dominante ligada al X (CDPX2) es una genodermatosis con un fenotipo muy variado que se caracteriza más comúnmente por ictiosis, condrodisplasia punctata (CDP), acortamiento asimétrico de las extremidades, cataratas y baja estatura.

La incidencia anual se ha estimado en al menos 1/400.000 nacimientos, siendo un 95% de los afectados mujeres.

La eritrodermia ictiosiforme congénita es la manifestación típica neonatal. El eritema suele ser generalizado, mientras que las escamas hiperqueratósicas generalmente siguen las líneas de Blaschko y tienden a desaparecer durante un periodo de semanas a meses. En niños mayores, la ictiosis siguiendo las líneas de Blaschko es el hallazgo clínico más frecuente (95% de los casos) y mejora con la edad. La hiperqueratosis, que afecta especialmente a los folículos pilosos, y la atrofia tardía aparecen en los lugares previamente escamados, en un patrón folicular típico (atrofodermia vermiculada; consulte este término). La atrofodermia folicular es particularmente común en el tronco, antebrazos y la cara dorsal de las manos. Son comunes las áreas parcheadas de alopecia cicatricial. El acortamiento asimétrico de las extremidades, que suele afectar al húmero y al fémur, junto con la CDP, son las anomalías esqueléticas más comunes. El dismorfismo facial (puente nasal bajo, abombamiento frontal, hipertelorismo, paladar arqueado alto) es común. Son frecuentes las contracturas en las articulaciones afectando a las caderas, las manos y los pies. Puede observarse además pie talo valgo y otras malformaciones. La columna vertebral muestra escoliosis de moderada a grave y la baja estatura es común. La mayoría de los pacientes (60%) sufren de cataratas (principalmente unilateral), que puede ser congénita o aparecer a lo largo de la vida. También se ha descrito otras anomalías oculares, tales como microftalmía, microcórnea y epicanto. La inteligencia es normal.

La CDPX2 es debida a mutaciones en el gen EBP (Xp11.23-p11.22) que codifica la proteína de unión al emopamil (EBP), que actúa como una delta 8-delta7 esterol isomerasa que cataliza la conversión de 8(9)-colestenol a latosterol en la via distal de la biosíntesis del colesterol. Una deficiencia de EBP conduce a la acumulación de 8-dehidrocolesterol (8DHC) y 8(9)-colestenol en la piel, plasma y otros tejidos corporales.

El diagnóstico de la CDPX2 se apoya en pruebas clínicas, bioquímicas y genéticas. La CDP, que suele consistir en epífisis punteada, es el hallazgo radiológico fundamental. Los análisis bioquímicos muestran niveles aumentados de 8(9)-colestenol y 8-dehidrocolesterol. Las pruebas moleculares para mutaciones en EBP permiten confirmar el diagnóstico.

El diagnóstico diferencial incluye CDPX1; condrodisplasia punctata rizomélica; condrodisplasia punctata tipo tibio-metacarpiana; síndrome CHILD; lupus eritematoso sistémico; síndrome MEND (consulte estos términos), y deficiencias de vitamina K.

El diagnóstico prenatal y el diagnóstico genético preimplantacional pueden ser una opción para las familias con una mutación conocida causante de la enfermedad.

La CDPX2 se hereda de forma dominante ligada al X y es posible el consejo genético. Un mosaicismo somático en el padre o mutaciones de novo pueden explicar la aparición de descendientes con CDPX2 cuando no se han encontrado mutaciones en la madre. También se ha informado de mosaicismo germinal y anticipación en familias con CDPX2. En la mayoría de los casos es mortal en varones.

Su manejo es multidisciplinar. El tratamiento de las lesiones cutáneas incluye el uso de emolientes y queratolíticos (como por ejemplo, lactato de amonio al 12%, vaselina). La administración tópica de lovastatina y colesterol puede resultar beneficiosa para la ictiosis. El manejo ortopédico y quirúrgico puede ser necesario en afectados con malformaciones óseas. Las cataratas deben extraerse y se deberá proporcionar dispositivos de corrección visual. Puede ser necesario el empleo de terapias físicas, ocupacionales y del habla. Se recomienda llevar a cabo un seguimiento regular con dermatólogos y oftalmólogos y evaluaciones ortopédicas. Pueden necesitarse audífonos.

Por lo general, no suele afectar a la esperanza de vida (raramente la escoliosis puede comprometer la función cardíaca y pulmonar), pero la calidad de vida puede estar gravemente afectada.

 

 

Revisores expertos

  • Dr Javier CANUETO
  • Pr Rogelio GONZÁLEZ SARMIENTO

 



Fuente: Orphanet (Condrodisplasia punctata dominante ligada al X)


 

Share
A %d blogueros les gusta esto: