Un estudio revela la importancia de los hallazgos genéticos en Marfan Diagnosis and Management

Un estudio publicado esta semana en el Orphanet Journal of Rare Diseases confirmó la importancia de los hallazgos genéticos en el diagnóstico del síndrome de Marfan, así como la estratificación del riesgo y el manejo clínico de los pacientes que lo padecen.

El estudio incluyó a 90 pacientes con mutaciones genéticas de Fibrilina-1 (FBN-1) que coinciden con 58 familias no relacionadas entre sí. De las 57 variantes de FBN-1 encontradas, 25 (43.9%) habían sido descritas previamente, 23 de las cuales habían sido identificadas y asociadas con el síndrome de Marfan.

No existe una prueba única que pueda identificar el síndrome de Marfan, y los médicos actualmente usan un conjunto de pautas llamadas “criterios de Ghent” para ayudar en el diagnóstico. Un médico con experiencia en trastornos del tejido conectivo a menudo puede reconocer la condición a través de: antecedentes médicos y familiares detallados, un examen físico completo, ecocardiograma, electrocardiograma, examen de la vista y una tomografía computarizada o resonancia magnética de la parte inferior de la espalda.

Los síntomas entre los pacientes con síndrome de Marfan varían, pero las presentaciones comunes incluyen extremidades largas y dígitos, una columna curva, articulaciones flexibles y dientes apretados. El estándar actual de atención se centra en la prevención de complicaciones, y sin un tratamiento adecuado, la afección puede ocasionar problemas cardíacos y respiratorios y dificultades relacionadas con la visión.

El objetivo del estudio, realizado por Víctor Manuel Becerra-Muñoz de la Unidad de Gestión Clínica Cel Corazon y sus colegas fue resumir las diferentes variantes de FBN-1 y establecer una correlación genotipo-fenotipo en una amplia población de pacientes con síndrome de Marfan, con un enfoque en el inicio de eventos aórticos. Todos los pacientes tenían un ecocardiograma transtorácico en cada visita, y una vez tomadas las muestras de sangre para el análisis genético, se estudiaron en un único laboratorio de referencia, utilizando una biblioteca de secuencia paralela masiva que incluía 30 genes asociados con aneurisma y disección aórtica, de los cuales FBN -1 es uno. Si las variantes cumplían los criterios de mutaciones causales de FBN-1 de acuerdo con los criterios de Ghent modificados, se clasificaban como patógenas. Si los hallazgos mostraban una variante genética patogénica, los parientes de primer grado comenzaron una detección en cascada para inspeccionar la misma variante de FBN-1 encontrada en el caso índice.

Para 84 de los 90 pacientes incluidos (93.3%) con variantes de FBN-1, fue posible dar un diagnóstico definitivo del síndrome de Marfan de acuerdo con los criterios de Ghent modificados.

“Como en los estudios clásicos de MFS, la heterogeneidad clínica de nuestros pacientes es digna de mención: encontramos casos que van desde formas leves con diámetros aórticos que eran normales o solo un poco mayores de lo normal, a formas con una expresión fenotípica mayor con o sin aorta eventos “, anotaron los investigadores en la publicación de sus datos.

Si bien los fenotipos variaron mucho entre los pacientes, aquellos con síndrome de Marfan confirmado y variantes truncadoras presentaron una mayor proporción de eventos aórticos. Esto significa que los hallazgos genéticos podrían tener importancia en la estratificación del riesgo y en el tratamiento clínico en pacientes con sospecha de síndrome de Marfan.

“El hallazgo de uno u otro tipo de variante tiene implicaciones pronósticas y debe guiar el manejo clínico”, afirmaron los investigadores. “Algunas personas también podrían beneficiarse de un seguimiento más cercano, recomendaciones para un estilo de vida apropiado y un tratamiento médico más vigoroso que ayude a reducir la progresión de este trastorno hacia eventos aórticos potencialmente fatales”.

A %d blogueros les gusta esto: