Aciduria 3-metilglutacónica tipo 4

Sinónimos:

Prevalencia:

Herencia: Autósomico recesivo

Edad de inicio o aparición: Neonatal/ infancia

 

Resumen:

La aciduria 3-metilglutacónica (3 SMG) de tipo IV, o 3-MGA sin clasificar, es una enfermedad clínicamente heterogénea caracterizada por el aumento de la excreción de ácido 3-metilglutacónico en individuos que no pueden ser clasificados en ninguna de las otras formas de 3-MGA (3-MGA I, II o III; véase estos términos).

La prevalencia de este trastorno es desconocida. Durante el primer año de vida, los pacientes suelen presentar alteraciones neurológicas como retraso psicomotor, hipotonía, retraso del desarrollo, convulsiones y espasticidad progresiva, junto con un grave retraso en el crecimiento.

También se registran cardiomiopatía, disfunción hepática, anomalías oculares, microcefalia, sordera, dismorfia, hipoglucemia neonatal, trombocitopenia y acidosis láctica.

Por resonancia magnética se puede detectar también disgenesia cerebelosa.

Por otra parte, un pequeño número de pacientes asintomáticos han sido diagnosticados con 3-MGA de tipo IV. Se considera que la enfermedad se hereda como rasgo autosómico recesivo. La etiología sigue siendo desconocida: a diferencia de los pacientes con 3-MGA de tipo I, las personas con 3-MGA de tipo IV presentan una actividad 3-metilglutaconil CoA-hidratasa normal en cultivos de fibroblastos.

En algunos pacientes con 3-MGA de tipo IV se han detectado anomalías de la cadena respiratoria mitocondrial, pero la heterogeneidad clínica asociada con este trastorno sugiere que la aciduria 3-metilglutacónica observada en pacientes con 3-MGA de tipo IV puede tener múltiples causas y factores genéticos.

La aciduria 3-metilglutacónica se puede diagnosticar mediante un análisis de la excreción de ácido orgánico en la orina, pero el diagnóstico específico de la 3-MGA de tipo IV exige la exclusión de cualquier otra forma de 3-MGA. La 3-MGA de tipo IV se distingue de la de tipo I por la excreción normal de ácido 3-hidroxiisovalérico.

La 3-MGA de tipo II se puede excluir por el tipo de herencia (el tipo II se transmite como rasgo recesivo y ligado alcromosoma X) y sobre la base del fenotipo clínico (el trastorno de tipo II se caracteriza por neutropenia, miopatía esquelética, miocardiopatía dilatada y retraso en el crecimiento). Dependiendo de las manifestaciones que se observen, la diferenciación clínica de los tipos III y IV puede ser más problemática, pero la existencia de 3-MGA de tipo III se limita en gran medida a la población judía iraquí.

Dado que se han determinado los factores genéticos responsables de las otras formas de 3-MGA, el análisis molecular proporciona una valiosa herramienta para el diagnóstico preciso. Además de otras formas de 3-MGA, el diagnóstico diferencial también debe incluir parálisis cerebral, miocardiopatía dilatada con ataxia (véase este término) y otras acidurias orgánicas.

En la actualidad no existe un tratamiento eficaz para la 3-MGA de tipo IV y una dieta con restricción de leucina parece no ser de ningún beneficio. El pronóstico depende del fenotipo clínico, pero las complicaciones neurológicas pueden ser graves, con un desenlace de la enfermedad potencialmente mortal.

 

Revisores expertos:

  • Pr Pascale DE LONLAY

 

Última actualización: Marzo 2007


Fuente: http://www.orpha.net/consor/cgi-bin/Disease_Search.php?lng=ES&data_id=10908&Disease_Disease_Search_diseaseGroup=Aciduria-3-metilglutac-nica-tipo-4&Disease_Disease_Search_diseaseType=Pat&Enfermedade%28s%29/grupo%20de%20enfermedades=Aciduria-3-metilglutac-nica-tipo-4&title=Aciduria-3-metilglutac-nica-tipo-4&search=Disease_Search_Simple


 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: