Capturar los desechos de mosquitos podría acelerar la detección de virus

Los funcionarios de salud pública pronto podrían detectar virus en mosquitos en la naturaleza de una manera mucho más rápida y fácil, gracias al equivalente de insecto de un análisis de orina.

En los últimos años, los investigadores han descubierto que los virus como el dengue y el Nilo Occidental se pueden detectar en la excreta, o gotas de desechos líquidos, de mosquitos infectados. Ahora, un nuevo estudio en Australia muestra que dos tipos de trampas para mosquitos de uso común pueden modificarse fácilmente para recolectar los desechos de mosquitos a fin de detectar signos de virus. Los resultados del estudio y los detalles de las modificaciones de la trampa se publican hoy en el Journal of Medical Entomology.

Es una prueba de concepto que acerca esta técnica a las regiones del mundo donde los virus transmitidos por mosquitos son una amenaza para la salud pública. “Estos métodos podrían emplearse fácilmente en todo el mundo, ya que las modificaciones de la trampa para recolectar las excretas de mosquitos se pueden hacer de manera relativamente fácil y económica”, dice Dagmar Meyer, Ph.D., investigador postdoctoral de la Universidad James Cook en Cairns, Queensland, Australia. Autor principal en el estudio.

Otros métodos para detectar enfermedades transmitidas por mosquitos en poblaciones silvestres incluyen la recolección de grupos de mosquitos para analizar directamente los virus o analizar muestras de sangre de animales, como pollos o cerdos, que también son picados por mosquitos y sirven como hospederos “reservorios” para los virus. Ambos vienen con desafíos, como la intensificación de la mano de obra y la necesidad de mantener el almacenamiento en frío continuo de las muestras desde la recolección hasta la prueba. En 2010, se desarrolló un método para recolectar la saliva del mosquito, que también podría analizarse para detectar signos de virus, en “tarjetas de preservación de ácido nucleico”, que preservan el ARN viral a temperatura ambiente durante largos períodos de tiempo; Las tarjetas estaban cubiertas de miel para atraer a los mosquitos y alimentarse de ellos.


Sin embargo, un virus debe incubarse en un mosquito antes de ser detectado en su saliva, un período que puede durar hasta 15 días, pero un virus puede detectarse en el líquido de desecho de un mosquito en tan solo dos o tres días. Además, mientras que un mosquito típico expulsa menos de 5 nanolitros de saliva mientras se alimenta, produce alrededor de 1.5 microlitros de líquido residual cada vez que excreta. Eso es aproximadamente 300 veces más material de muestra con el que trabajar, suponiendo que se puede recolectar en el campo de los mosquitos capturados en la naturaleza.

Eso es lo que Meyer y otros investigadores de la Universidad James Cook, el Departamento de Salud de Queensland y el Departamento de Salud del Territorio del Norte intentaron averiguar. Comenzaron con trampas para mosquitos durante la noche y con trampas pasivas desplegadas a largo plazo, que atraen a los mosquitos emanando dióxido de carbono; Las trampas durante la noche también utilizan una luz de potencia para la atracción. Las trampas para el despliegue nocturno consistieron en un contenedor de trampas modificado que se adjuntó a los modelos de trampas estándar. El recipiente contenía una sustancia alimenticia recubierta de miel, y una lámina de policarbonato colocada en el fondo del recipiente recogía las gotas de desechos de mosquito. Las tarjetas de conservación de ácido nucleico se usaron para limpiar la lámina de policarbonato. Las trampas para el despliegue en el campo a largo plazo contenían una fuente externa de humedad, para mantener a los mosquitos vivos durante más tiempo y, por lo tanto, excretar más, lo que aumenta la posibilidad de detección de virus. Las trampas también alojaban sustancias alimenticias recubiertas de miel, y se colocaron tarjetas de conservación de ácido nucleico directamente en las trampas para recolectar las gotas de desechos de mosquitos.

Luego, los investigadores analizaron los desechos de mosquitos recolectados para detectar la presencia del virus del Nilo Occidental, el virus de la encefalitis del valle de Murray y el virus del río Ross, cada uno de los cuales fue detectado. “Nuestro estudio, a nuestro entender, es el primero en detectar arbovirus de excrementos de mosquitos recolectados en el campo”, dice Meyer. Los colaboradores de Meyer en el estudio fueron Ana Ramírez y Scott Ritchie de la Universidad James Cook, Andrew van den Hurk del Departamento de Salud de Queensland y Nina Kurucz del Departamento de Salud del Territorio del Norte.

El equipo de investigadores dice que los avances en los métodos moleculares para la detección de ARN viral en muestras biológicas en los últimos años han hecho posible la prueba de la saliva y excrementos de los mosquitos en busca de virus, y su éxito en la recolección y detección de excrementos abre la puerta a la detección de enfermedades transmitidas por mosquitos. virus de una manera que es “simple, potencialmente más rentable y permite detecciones más tempranas y sensibles” en comparación con otros métodos. Sugieren que el trabajo futuro puede continuar optimizando las modificaciones de la trampa y comparar la efectividad del método con otros métodos existentes.

Entomological Society of America

Artículos relacionados: mosquitos, enfermedades, parásitos,

Fuente: http://bit.ly/2VmNMmD

A %d blogueros les gusta esto: