México es una amalgama de cientos de miles de posibilidades infinitas. Algunas de ellas representan para la comunidad de enfermos a quienes respaldamos, oportunidades que garantizan el hecho de que ellos tengan salud con dignidad y respeto.

De nuestra patria y de sus gobernantes esperamos que cumplan cabalmente con lo que consagra la Carta Magna de México. Si a ella se someten, no hay ningún problema para que quien requiere del apoyo en salud y del goce de libertad bajo escenario digno, sea posible.

Esperamos que México nos participe de sus anhelos, de sus trabajos, de sus quehaceres, de sus planes. Queremos ayudar para edificar desde ya la construcción de un mejor futuro y el soporte amplio y rotundo de un escenario que en el presente sea el que merecen los mexicanos.

Queremos conformar un centro de gravedad poderoso del que emanen, no solo el mejor esfuerzo, sino también el mejor acompañamiento para el proyecto de la Presidencia de la República.

Eso esperamos y nos comprometemos desde ya a trabajar sin descanso por lograr una verdadera transformación.