Encefalopatía por deficiencia de prosaposina

Sinónimos: Deficiencia de prosaposina combinada
Déficit combinado de prosaposina

Prevalencia: <1 / 1 000 000

Herencia: Autosómico recesivo

Edad de inicio o aparición: Neonatal / infancia

 

Resumen

La encefalopatía debida a un déficit en prosaposina es una enfermedad de almacenaje lisosomal, que pertenece al grupo de las esfingolipidosis. Es una enfermedad muy rara, con menos de 10 casos descritos en la literatura hasta el momento.

Clínicamente, se trata de una enfermedad neurovisceral grave, que se manifiesta inmediatamente después del nacimiento y que presenta una evolución rápida y fatal (muerte entre el primer y cuarto mes en los casos descritos). Los signos neurológicos y los síntomas incluyen: hipotonía, espasmos mioclónicos masivos, movimientos oculares anormales y distonía.

También se han descrito convulsiones tónico-clónico generalizadas y convulsiones provocadas por estímulos táctiles. Los pacientes también desarrollan hepatoesplenomegalia. La muerte suele producirse por insuficiencia respiratoria, después de repetidas infecciones pulmonares. El modo de transmisión es autosómico recesivo.

La enfermedad está causada por mutaciones en el gen PSAP (10q21), que conducen a la no producción o no funcionalidad de la proteína prosaposina. La prosaposina es el precursor común de las proteínas implicadas en el catabolismo de varios esfingolípidos, además de ejercer otras funciones importantes todavía poco conocidas. En condiciones normales, el proceso proteolítico de las prosaposinas produce cuatro pequeñas ‘proteínas activadoras de esfingolípidos’ llamadas saposinas (o Sap) A, B, C y D. El déficit aislado de cada uno de estos factores es responsable de variantes genéticas de la enfermedad de Krabbe (Sap A), la leucodistrofia metacromática (Sap B), la enfermedad de Gaucher (Sap C) y supuestamente, la enfermedad de Ferber (Sap D; ver estos términos). Así pues, el déficit de prosaposina, es un déficit combinado de los cuatro factores.

El diagnóstico final se establece con la identificación de la(s) mutación(es) del gen PSAP, pero el estudio de los esfingolípidos en el sedimento urinario (demostrando una acumulación combinada de globotriaosilceramida (Gb3), sulfátidos y otros esfingolípidos) es un buen test orientativo. Se ha descrito también baja actividad galactosilceramidasa en los leucocitos. La biopsia hepática y de médula revelan habitualmente la presencia de macrófagos parecidos a las células de Gaucher. El diagnóstico prenatal es posible por análisis genético molecular de las células de las vellosidades coriónicas o del líquido amniótico. No existe ningún tratamiento específico. La encefalopatía debida al déficit de prosaposina es un trastorno metabólico muy grave y tiene un pronóstico malo.

 

Revisores expertos

  • Dr Marie-Thérèse VANIER

 

 


Fuente: http://www.orpha.net/consor/cgi-bin/Disease_Search.php?lng=ES&data_id=16887&Disease_Disease_Search_diseaseGroup=Deficiencia-de-prosaposina-combinada&Disease_Disease_Search_diseaseType=Pat&Enfermedade%28s%29/grupo%20de%20enfermedades=Encefalopat-a-debida-a-una-deficiencia-de-prosaposina–Deficiencia-de-prosaposina-combinada-&title=Encefalopat-a-debida-a-una-deficiencia-de-prosaposina–Deficiencia-de-prosaposina-combinada-&search=Disease_Search_Simple


A %d blogueros les gusta esto: