Displasia mesomélica de Langer

Sinónimos:

Prevalencia: <1 / 1 000 000

Herencia: Autosómico recesivo

Edad de inicio o aparición: Infancia
Neonatal

 

Resumen

La displasia mesomélica de Langer (DML) se caracteriza por una estatura desproporcionada y gravemente baja, con acortamiento mesomélico y rizomélico de las extremidades superiores e inferiores.

La prevalencia es desconocida, pero hasta el momento se han descrito menos de 50 casos en la literatura.

La DML representa la forma más grave de discondrosteosis de Leri-Weill (DLW; ver este término) con un acortamiento grave de los huesos largos de las extremidades (implicando al segmento medio y proximal), deformación de la cabeza humeral, angulación del eje radial, deformación del carpo, cuello femoral corto y ausencia o hipoplasia del segmento proximal de la fíbula. En algunos casos se ha descrito hipoplasia maxilar leve.

La deformidad de Madelung (ver este término) no es una manifestación típica de la DML, contrariamente a la DMW.

Las malformaciones asociadas ocurren raramente y la inteligencia es normal en casi todos los casos descritos.

La DML se hereda de forma pseudoautosómica recesiva y está asociada a mutaciones homocigotas o heterocigotas compuestas y deleciones del gen SHOX (short stature homeobox; localizado en la región pseudoautosómica 1 (PAR1) de los cromosomas sexuales Xp22.33 y Yp11.32), o en la PAR1 downstream (dónde están localizados los elementos enhancer del SHOX).

La DML forma parte de un espectro de enfermedades (que van desde las formas más graves como la DML, a formas más leves como la DLW, la deformidad de Madelung aislada y la estatura corta idiopática; ver estos términos), todas ellas asociadas a anomalías SHOX/PAR1. La prevalencia de las mutaciones SHOX/PAR1 se estima en 1/1000.

El diagnóstico de la DML puede sospecharse en base a los hallazgos clínicos y radiológicos y puede confirmarse por análisis moleculares (análisis de marcadores microsatélites, FISH o preferentemente, MLPA para las deleciones PAR1 y fusión de alta resolución (HRM), dHPLC y/o secuenciación de DNA para las mutaciones puntuales, deleciones pequeñas e inserciones de SHOX). La DML también se puede sospechar por ecografía en la semana 20 del embarazo y en esta etapa debe ser diferenciada del complejo fémur-fíbula-ulna (FFU) y de la forma Reinhardt–Pfeiffer de la displasia mesomélica (ver estos términos).

El consejo genético debe proponerse y se debe informar a las familias que las anomalías SHOX/PAR1 se heredan de manera pseudoautosómica dominante. Cada hijo de un individuo con DLW tiene un 50% de posibilidades de heredar la mutación.

Si ambos padres tienen DLW, los descendientes tienen un 50% de posibilidades de tener DLW, un 25% de posibilidades de tener DML y un 25% de no presentar ninguna de estas enfermedades. Todos los descendientes de un paciente afectado con DML y de un progenitor no afectado presentarán DLW.

El diagnóstico prenatal está disponible y aunque las solicitudes para la detección de estos trastornos son poco comunes, son más frecuentes para la DML que para la DLW.

No existe ningún tratamiento efectivo para la DML. El manejo médico sintomático de los niños con DML comienza en el nacimiento y continúa hasta la edad adulta.

Es esencial un seguimiento exhaustivo del peso, altura y circunferencia de la cabeza. La baja estatura y las deformidades en las extremidades son graves, pero la esperanza de vida es normal.

 

Revisores expertos

  • Dr Karen HEATH

 

 


Fuente: http://www.orpha.net/consor/cgi-bin/Disease_Search.php?lng=ES&data_id=2409&Disease_Disease_Search_diseaseGroup=Displasia-mesomelica-de-Langer&Disease_Disease_Search_diseaseType=Pat&Enfermedade%28s%29/grupo%20de%20enfermedades=Displasia-mesomelica-de-Langer&title=Displasia-mesomelica-de-Langer&search=Disease_Search_Simple


A %d blogueros les gusta esto: