Inicio En los medios de comunicación Se descubre que el ejercicio isométrico mejora la fuerza y ​​función en...

Se descubre que el ejercicio isométrico mejora la fuerza y ​​función en niños con distrofia muscular de Duchenne

Gainesville, Estados Unidos:

El ejercicio isométrico de piernas leve a moderado (contracciones de un músculo o grupo de músculos en particular) es seguro y mejora la fuerza muscular y la capacidad funcional en los niños con distrofia muscular de Duchenne (DMD) que pueden caminar, sugiere un estudio.

El estudio, «Seguridad, viabilidad y eficacia del ejercicio de fortalecimiento en la distrofia muscular de Duchenne», se publicó en la revista Muscle & Nerve.

Las contracciones isométricas de los músculos de las piernas ocurren durante el ejercicio cuando se genera fuerza sin ningún cambio en la longitud o el ángulo de la articulación. Estos ejercicios se han sugerido, en comparación con la actividad física más intensa, como una posible forma de reducir el daño muscular en personas con distrofia muscular de Duchenne.

Los programas que incorporan dicho ejercicio han sido respaldados por hallazgos en un modelo de ratón del trastorno, pero no se han realizado pruebas en niños con distrofia muscular de Duchenne.

Para llenar este vacío de conocimiento, los investigadores de la Universidad de Florida exploraron la seguridad, viabilidad y eficacia de un programa de ejercicio isométrico de piernas de resistencia leve a moderada en un estudio de dos partes.

El equipo comenzó probando dos intensidades y frecuencias crecientes de ejercicio isométrico para determinar la respuesta a la dosis y su seguridad en 10 niños ambulatorios con distrofia muscular de Duchenne (edad media de 8,3 años).

Específicamente, los científicos realizaron evaluaciones iniciales el primer día, que consisten en parte de tres medidas de seguridad. Estos fueron una resonancia magnética de los músculos de las piernas, una calificación del dolor y una evaluación de la creatina quinasa en sangre, o CK, un marcador de daño muscular. La evaluación también incluyó una determinación de la fuerza máxima tanto de los extensores de rodilla como de los flexores de rodilla de la pierna derecha.

El tercer día, los participantes se sometieron a una sesión de ejercicio, y las medidas de seguridad se repitieron 48 horas después. Las sesiones de ejercicio se repitieron los días ocho y 10, y las pruebas de seguridad se repitieron el día 12.

Además, los investigadores examinaron la seguridad y la viabilidad de un programa de fortalecimiento del hogar de 12 semanas de intensidad leve a moderada. El programa fue realizado por ocho de los niños (edad media de 9,3 años) en sus hogares, con supervisión remota.

Para establecer una relación con los niños y sus familias, se llevaron a cabo tres sesiones de ejercicio antes del inicio del programa en persona en la Universidad de Florida, en Gainesville. A los chicos se les proporcionó el mismo equipo que se utiliza en la universidad. Si no se pudieron encontrar signos de daño muscular en las medidas de seguridad iniciales, el equipo se envió a la casa de cada participante.

Después de un aumento del 10% en la intensidad del ejercicio a la mitad del programa, los pacientes regresaron para una evaluación final al final de las 12 semanas.

Cada sesión de ejercicio (de ambas piernas) duró aproximadamente 90 minutos, tres días a la semana.

La capacidad funcional se evaluó por el tiempo que tomó subir o bajar cuatro escaleras, mientras que la fuerza muscular se midió con un dinamómetro Biodex, un dispositivo de medición robótico computarizado. Específicamente, la cadera se fijó a 90 grados, mientras que la rodilla se evaluó a 60 y 30 grados, dijeron los investigadores. Los datos se analizaron utilizando modelos estadísticos apropiados.

En la primera parte del estudio, las sesiones de ejercicio a diferentes intensidades no revelaron daño muscular. Ninguno de los participantes informó un aumento significativo del dolor.

En la segunda parte, siete de los ocho niños completaron el programa en el hogar de 12 semanas, con un cumplimiento del 84,9%. Un niño se retiró del estudio debido a la carga de participación junto con la ansiedad que estaba experimentando.

Las resonancias magnéticas no indicaron signos de daño muscular en ninguno de los participantes. Un niño tuvo un aumento en los niveles sanguíneos de creatina cinasa indicativo de daño muscular, pero no informó dolor.

En particular, tanto la fuerza como la capacidad funcional mejoraron significativamente después del entrenamiento físico, y los siete niños que completaron el programa experimentaron ganancias de fuerza.

«El ejercicio de fortalecimiento con la dosis adecuada tiene el potencial de mejorar la fuerza y ​​la capacidad para bajar escaleras y, al mismo tiempo, es seguro para los niños con distrofia muscular de Duchenne», escribieron los investigadores.

Los investigadores señalaron varias limitaciones al estudio. Primero, dado que no hubo asignación aleatoria a diferentes regímenes ni a un grupo de control, los resultados no se pueden generalizar. En segundo lugar, aunque el cumplimiento fue excelente, la duración de la sesión de ejercicio fue larga para los niños pequeños, dijeron los investigadores. En tercer lugar, los científicos no exploraron los posibles cambios positivos observados en el ejercicio aparte de la prueba cronometrada de la escalera.

“Los resultados de este trabajo sugieren que un programa de ejercicio isométrico de intensidad leve a moderada en el hogar realizado tres veces por semana es seguro y potencialmente tiene un efecto positivo sobre la fuerza y ​​la función en los niños ambulatorios con distrofia muscular de Duchenne”, concluyeron.

Los investigadores dijeron que su trabajo piloto «ayudará a sentar las bases» sobre las cuales se pueden establecer programas de ejercicio, con las pautas adecuadas, para pacientes con distrofia muscular de Duchenne.


Diana Campelo Delgado

Fuente: https://musculardystrophynews.com/2021/02/04/isometric-exercise-dmd-improves-boys-strength-function-study-suggests/

Salir de la versión móvil