Inicio En los medios de comunicación Pandemia y niñez: habilidades sociales atrofiadas y patologías emocionales

Pandemia y niñez: habilidades sociales atrofiadas y patologías emocionales

La Facultad de Psicología apoya con el Programa de Residencia en Psicoterapia Infantil

Hijos, reflejo de los padres en afrontamientos como la pandemia.

La exposición a situaciones adversas en la infancia y su acumulación favorecen el deterioro de la salud mental de los individuos, cuya afectación se considera en aumento de acuerdo con algunos estudios; de ahí la importancia de promover un afrontamiento funcional desde etapas tempranas, afirmó María Teresa Monjarás Rodríguez, de la Facultad de Psicología.

Al impartir la conferencia Salud Mental en Preescolares durante la Pandemia, refirió que en los grupos etarios se observa incremento en los rasgos explosivos, aunque específicamente en la edad preescolar los problemas de atención también aumentaron de manera significativa.

En ese sentido, indicó que los actuales preescolares serán los jóvenes del futuro; sin embargo, el incremento en los problemas de su salud mental puede agravarse al llegar a la edad adulta si no se les ofrece tratamiento o atención especializada oportuna.

La académica resaltó que el estrés y su afrontamiento (reacciones fisiológicas que preparan al organismo para la acción ante situaciones adversas) podrían hacer la diferencia para evitar problemas subsecuentes.

Destacó que en México 32 de cada 100 niños y niñas tienen de cero a cinco años de edad, por lo que esta población implica un reto para el Estado y la sociedad mexicana a fin de garantizarle oportunidades para su desarrollo y, además, su salud mental.

Monjarás Rodríguez expuso que durante la pandemia, niños y adolescentes han manifestado afectaciones emocionales, principalmente ansiedad, depresión, frustración, incertidumbre, dificultades para dormir, ira, así como estrés postraumático.

Al respecto, consideró que los preescolares se encuentran en una etapa egocéntrica donde lo más importante son ellos y el confinamiento les dificulta ver al otro. “Es donde empiezan a adquirir estas habilidades sociales; no obstante, en estos momentos no tienen a otros para practicar sus habilidades que se encuentran en desarrollo”.

En tanto, los adolescentes viven un periodo en el que buscan su propia identidad, pero el confinamiento no les ha permitido relacionarse con sus pares, abundó.

Estudio

La universitaria citó que como resultado de una encuesta realizada en línea en 2020 y 2021, mediante el cuestionario CBCL de Achenbach, (uno de los instrumentos más usados en la evaluación de los problemas infantiles), aplicado por el equipo de investigación que encabeza a padres de familia de 281 niños preescolares de tres a seis años de edad, de Ciudad de México y del Estado de México, se observaron puntuaciones por arriba de la media en temas como ansiedad, depresión, aislamiento y problemas de atención.

No obstante, precisó, es indispensable realizar estudios puntuales que permitan comparar en el tiempo si en realidad es significativa la diferencia en la situación actual de la pandemia y en otros periodos.

Aunque la emergencia sanitaria por el coronavirus también puede ser una oportunidad para generar estrategias y salir fortalecidos, se ha demostrado que los niños aprenden y adoptan prácticas de afrontamiento de sus padres a principio de su vida.

Por eso, dijo, “es necesario monitorearnos como padres, es decir cómo estamos reaccionando ante esta situación de pandemia y de encierro, la forma en que respondo será la misma en que nuestros hijos lo harán ante situaciones adversas, por lo que esta es una oportunidad para modelarlos con estrategias de afrontamiento más funcionales y adaptativas”.

Es esencial acudir a expertos en psicoterapia infantil cuando se detectan cambios repentinos de conducta y en el estado de ánimo.

Subrayó que “se ha visto que las prácticas de crianza positivas contribuyen a disminuir problemas internalizados y externalizados en preescolares”.

Monjarás Rodríguez puntualizó que es esencial acudir a especialistas en psicoterapia infantil cuando se detectan cambios repentinos de conducta y en el estado de ánimo que les causen problemas escolares, sociales o familiares; cuando hay un duelo patológico por figuras parentales significativas, o bien, al presentar dificultades para dormir, disminución de apetito significativo que les ocasionan otros problemas de salud que afectan la funcionalidad del menor.

Al concluir, la académica enfatizó que la Facultad de Psicología cuenta con el Programa de Residencia en Psicoterapia Infantil, donde se atienden este tipo de problemas. Para solicitar servicio debe accederse a la página electrónica: misalud.unam.mx.


Guadalupe Lugo

Fuente: https://www.gaceta.unam.mx/ninos-y-adolescentes-ante-la-adversidad-emocional/

Salir de la versión móvil