Inicio En los medios de comunicación El trasplante de médula ósea puede reemplazar células inmunes hiperactivas, previniendo la...

El trasplante de médula ósea puede reemplazar células inmunes hiperactivas, previniendo la inflamación en la EM

Un trasplante de médula ósea puede eliminar la mayoría de las células T inmunes hiperactivas del sistema nervioso central (SNC) en pacientes con esclerosis múltiple recurrente-remitente activa (EMRR), lo que permite que el cuerpo las reemplace con células sanas, según un estudio.

Esto abre nuevas vías de tratamiento para frenar el deterioro del sistema inmunitario y reducir la inflamación asociada con la enfermedad.

El estudio, «Amplia renovación intratecal de células T después del trasplante hematopoyético para la esclerosis múltiple», se publicó en la revista JCI Insight.

Los trasplantes de células madre hematopoyéticas autólogas (AHSCT) son un tipo de trasplante de médula ósea en el que las células madre hematopoyéticas sanas (precursores de células sanguíneas o células inmaduras que pueden convertirse en todo tipo de células sanguíneas) se toman de pacientes, que luego se someten a quimioterapia para suprimir sus propios sistemas inmunes Ese proceso se llama inmunoablación y allana el camino para un «restablecimiento» del sistema inmunitario del cuerpo.

Una vez completada esta inmunoablación, las células madre recolectadas se vuelven a infundir en el cuerpo del paciente para reconstituir el sistema inmunitario y reactivarlo.

La AHSCT se ha explorado como una forma de tratamiento para las personas con trastornos autoinmunes agresivos, incluida la esclerosis múltiple (EM), debido a su capacidad para reemplazar las células inmunes hiperactivas de una persona por células sanas.

El estudio HALT-MS, un ensayo previo de Fase 2 (NCT00288626), mostró que el AHSCT pudo detener la progresión de la enfermedad sin un tratamiento de mantenimiento para modificar la enfermedad en personas con EMRR activo. Eso condujo a períodos de remisión de larga duración que abarcan al menos cinco años.

A pesar de los beneficios demostrados de la AHSCT, los científicos aún no están seguros de los mecanismos exactos que subyacen a su eficacia. Una posibilidad es que el AHSCT pueda conducir al reemplazo de células T inmunes hiperactivas que se infiltran en el sistema nervioso central, compuesto por el cerebro y la médula espinal, y se sabe que son los impulsores de la inflamación en la EM.

Para probar esta posibilidad, los investigadores analizaron el conjunto de células T inmunes encontradas en el líquido cefalorraquídeo (LCR) y la sangre periférica de un subconjunto de personas con EMRR que habían recibido un trasplante de células madre durante el ensayo HALT-MS. El LCR es el líquido que circula en el cerebro y la médula espinal, mientras que la sangre periférica es la sangre que circula por todo el cuerpo.

Los análisis se realizaron en muestras de LCR y sangre que se recolectaron antes del AHSCT y hasta cuatro años después del procedimiento.

Los hallazgos revelaron que más del 90% del conjunto original de células inmunes encontradas en las muestras de LCR había sido reemplazado por nuevas células inmunes que se formaron como consecuencia de las células madre hematopoyéticas trasplantadas.

Además, el reemplazo de las células inmunes persistió en el tiempo: el 91.8% de las células T inmunes originales encontradas en el LCR de los pacientes no se pudieron detectar dos años después del trasplante, y el 93.5% no se encontró después de cuatro años.

Otros análisis mostraron que aproximadamente el 60% del conjunto de células inmunes encontradas en el LCR de los participantes también se detectaron en su sangre periférica antes de recibir el trasplante.

Aunque el grado de similitud entre los dos grupos de células inmunes se redujo al 40,6% dos años después del procedimiento, se encontró que los efectos del tratamiento eran consistentes tanto en el LCR como en la sangre periférica.

«Estos resultados … sugieren que la sangre periférica podría servir como un sustituto del LCR para definir mecanismos asociados con la eficacia en futuros estudios de AHSCT», dijeron los investigadores.

«Tomados en conjunto, nuestros hallazgos respaldan la hipótesis de que la terapia AHSCT elimina la mayoría de las células T existentes en el compartimento intratecal de pacientes con EMRR activo, probablemente, incluidas las células T patógenas [inflamatorias], e induce la generación de un repertorio inmune recientemente diferenciado que persiste en los compartimientos de sangre intratecal y periférica «, dijeron.

El equipo cree que sus resultados pueden abrir nuevas vías de investigación para futuros estudios de terapia con AHSCT, así como para «otras estrategias de intervención inmunomoduladora para la EM».


Joana Carvalho

Fuente: http://bit.ly/2ujZWEC

Salir de la versión móvil