La Comisión Europea ha aprobado Orladeyo (berotralstat) de BioCryst Pharmaceuticals como la primera terapia diaria oral para prevenir ataques de hinchazón en adultos y adolescentes, de 12 años o más, con angioedema hereditario (AEH).
Una terapia preventiva oral debería ser más fácil de tomar que las alternativas estándar debajo de la piel y dentro de la vena y, como tal, se espera que mejore la calidad de vida y la independencia de los pacientes.
“La mayoría de los pacientes europeos con angioedema hereditario hoy en día tratan su enfermedad con terapia a demanda o andrógenos y creemos que la aprobación de Orladeyo oral una vez al día brinda una nueva y emocionante oportunidad para que estos pacientes reduzcan la carga de la terapia al pasar a la profilaxis (tratamiento preventivo) con Orladeyo ”, dijo Jon Stonehouse, presidente y director ejecutivo de BioCryst, en un comunicado de prensa.
Los medicamentos a base de andrógenos (hormonas masculinas) fabricados en laboratorio se utilizan para la prevención a largo plazo de los ataques de AEH e incluyen Danocrine (danazol), Winstrol (estanozolol) y Oxandrin (oxandrolona).
«Orladeyo ofrece a las personas con angioedema herediatario en Europa y a sus médicos la primera opción no esteroidea administrada por vía oral para prevenir los ataques de angioedema y representa un paso de vital importancia y muy bienvenido para hacer que haya más opciones de tratamiento disponibles», dijo Henrik Balle Boysen, vicepresidente ejecutivo y director oficial operativo de AEH International, una red global sin fines de lucro de asociaciones de pacientes dedicada a mejorar la vida de las personas con esta patología.
Las autoridades sanitarias de cada estado miembro de la Unión Europea, así como de Islandia, Noruega y Liechtenstein, ahora decidirán por separado si agregarán Orladeyo a sus respectivos programas de salud pública, que permiten a los pacientes acceder a tratamientos a bajo costo o sin costo alguno.
Se espera que la terapia oral esté disponible para los pacientes elegibles en Alemania en los próximos meses, y pronto seguirán lanzamientos en otros mercados europeos. Orladeyo también está disponible actualmente para pacientes elegibles en Francia a través de una autorización temporal de uso, otorgada por la Agencia Nacional Francesa de Seguridad de Medicamentos y Productos Sanitarios.
La decisión de la Comisión Europea se produce aproximadamente dos meses después de que el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP), una rama de la Agencia Europea de Medicamentos, recomendara la aprobación de Orladeyo. También sigue decisiones similares en los EE.UU., y Japón para la misma indicación.
Orladeyo recibió previamente la designación de vía rápida en los EE.UU.. Las designaciones de medicamento huérfano y Sakigake en Japón, y el estado de medicamento huérfano en Europa, todo ello destinado a acelerar su desarrollo y revisión.
Se ha presentado una solicitud de comercialización similar a la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios del Reino Unido, en virtud de un procedimiento que permite realizar dicha solicitud tras una opinión positiva del CHMP.
En particular, los pacientes con AEH, de 12 años o más, en el Reino Unido actualmente tienen acceso a Orladeyo a través de un esquema de acceso temprano a medicamentos, que permite a los pacientes con afecciones potencialmente mortales o gravemente debilitantes utilizar terapias que aún no están aprobadas para uso comercial.
Administrado como una cápsula oral (150 mg) una vez al día, Orladeyo actúa suprimiendo la calicreína plasmática, un precursor de la bradicinina, una molécula inflamatoria que se produce en exceso en los pacientes con AEH, lo que provoca inflamación repentina y ataques de dolor.
Como tal, se cree que la terapia evita que los niveles de bradicinina aumenten demasiado y provoquen ataques. También se espera que esta vía de administración oral alivie la carga de los tratamientos inyectables estándar.
Las aprobaciones regulatorias de Orladeyo se basaron en resultados positivos de dos ensayos clínicos en curso: el ensayo de fase 3 APeX-2 controlado con placebo (NCT03485911) y el ensayo abierto de fase 2/3 APeX-S (NCT03472040).
Ambos están investigando la seguridad y la eficacia de la terapia para prevenir los ataques de hinchazón en pacientes con AEH de 12 años o más.
En APeX-2, 121 pacientes que habían experimentado al menos dos ataques de AEH en los dos meses previos al inicio del estudio fueron asignados aleatoriamente a una cápsula diaria de Orladeyo (110 o 150 mg) o un placebo durante 24 semanas (casi seis meses). 
Los 108 participantes que completaron el tratamiento entraron en la fase de extensión del ensayo, en la que todos recibieron una de las dos dosis de Orladeyo durante al menos 24 semanas, totalizando un año de tratamiento o más para los inicialmente asignados a la terapia.
Los resultados mostraron que ambas dosis de terapia dieron como resultado una reducción rápida y significativa en la tasa de ataque de AEH, que se mantuvo durante 48 semanas. Si bien más de la mitad de los pacientes tratados con Orladeyo vieron su frecuencia de ataque caer en un 50% o más, independientemente de la dosis de tratamiento, la dosis más alta de 150 mg mostró los mayores beneficios.
Los pacientes con AEH que completaron aproximadamente un año de tratamiento con la dosis alta de Orladeyo vieron caer sus tasas de ataque de una media de 2,9 ataques mensuales a un ataque por mes.
Los pacientes que recibieron la dosis alta de Orladeyo durante aproximadamente un año en el ensayo APeX-S tuvieron una media de 0,8 ataques por mes.
Los pacientes tratados con Orladeyo también informaron mejoras significativas en la calidad de vida y la satisfacción general, además de requerir significativamente menos tratamiento estándar y experimentar más días sin síntomas que los que recibieron un placebo.
Un análisis de seguridad conjunto de APeX-2 y APeX-S que involucró a un total de 342 pacientes, mostró que la terapia fue generalmente bien tolerada, sin nuevos problemas de seguridad identificados y con los eventos adversos más comunes siendo problemas gastrointestinales.
Estos eventos generalmente ocurrieron poco después del inicio del tratamiento, se volvieron menos frecuentes con el tiempo y, por lo general, se resolvieron por sí solos.